Salud ambiental en tu escuela

Mi socia de blog me acaba de girar un mail de unas mamás amigas simpatizantes de nuestra iniciativa aludiendo a una interesante campaña nacional sobre salud y niños en los colegios. La campaña informativa se llama SALUD AMBIENTAL EN LA ESCUELA y la coordina la Fundación Vivo Sano.  Los padres, profesores o colegios pueden contactar con esta fundación  para organizar una charla/ taller en su escuela de forma gratuita, sin costes para el centro,  a través de este formulario poniendo a su disposición un formador externo. El año pasado Vivo Sano ya lanzó una campaña sobre Hogar sin Tóxicos y Escuela sin Wifi ya que están especializados en la divulgación científica y médica sobre la influencia del medio ambiente en la salud. De su campaña Escuelas sin Wifi hemos hablado en este post.

Esta campaña de Salud Ambiental en la Escuela la hacen porque se pueden evitar muchas de las enfermedades ambientales actuales (como alergias, asma, alteraciones del comportamiento o desequilibrios hormonales) con buenos hábitos de vida y entornos saludables. El asma puede ser hereditaria pero puede ser también una enfermedad provocada por el medio ambiente. Los niños son más vulnerables a las sustancias y tóxicos de su entorno y están en pleno desarrollo, cuando sus sistemas se están formando. Por eso en la campaña pretenden  concienciar sobre la influencia del entorno en nuestra salud porque el 65% de las enfermedades pediátricas están originadas por la degradación y contaminación del medio ambiente, cita Vivo Sano, cuyo panel de expertos está compuesto por científicos y médicos, además de técnicos en medio ambiente.

Motores esenciales para que esta campaña gratuita llegue a los colegios madrileños, como los de Chamberí y Tetuán, son los AMPAS. Propónselo al tuyo. Seguro que puede haber padres y madres interesados en conocer más sobre esto.

folleto Salud ambiental en la escuela Por una vida más sana

No hace falta ser Einstein para ver el poco caso que se hace a estas cosas desde la Administración. Saben que los colorantes y conservantes en los productos para niños son malos, y los yogures de Danone siguen siendo de colores. En el sazonador de la paella advierte en la diminuta letra pequeña de su etiqueta que al ser un colorante no es recomendable para niños -porque entre otras cosas, puede producir hiperactividad- y ahí está campando.

Por no hablar de que las embarazadas no tendrían que usar cosméticos con ciertos ingredientes como los parabenos porque a través de torrente sanguíneo llegarán al feto. De hecho, los parabenos figuran entre las 1.300 sustancias cancerígenas que en julio de 2013 la UE mandó que los fabricantes quitaran de los cosméticos -25 de ellas presentes en los tintes algunas como el amoníaco y otras como los estirenos camufladas bajo el nombre “fragancia”- . Y ¿quién  advierte a las embarazadas y lactantes que eviten estas sustancias indeseables en su cuerpo porque afectarán a su hijo? En los países nórdicos lo hace la sanidad pública. Mis niños han mamado de biberones con Blisfenol A, contenido también en las tetinas de sus chupetes, y aunque estos los retiraron  en 2011 por iniciativa europea -me contó la farmacéutica que fue una retirada masiva y fulminante en las farmacias- mis niños, aunque no sean ya bebés, siguen teniendo Blisfenol A en cientos de envases de alimentos y, para empezar el día, en el cepiillo dental.

Salud ambiental en la escuela

Si pensáis que no lo sabéis todo sobre lo que nos rodea, echad un vistazo a esta campaña -incluimos documentación en el link- .Si las políticas actuales van por el camino que van, nadie nos va a advertir con toda la verdad en la mano, de los pequeños riesgos en nuestro entorno, en nuestra vida cotidiana. No es casual que el pan Bimbo anuncie con letras grandes en uno de sus envases que es 100% natural, no tiene conservantes y está hecho con masa madre. La bollería industrial que antes negaba la nocividad de conservantes, colorantes o grasas trans ahora resalta en su packaging que no los contienen, aunque  ciertas marcas sigan usándolos. No es que los fabricantes se preocupen de nuestra salud porque somos buena gente y les compramos, no. Es porque se han visto obligados por la legislación o porque cada vez somos más los que tenemos conciencia de que con la salud no se juega y ésta empieza por las cosas de comer.

No es casual tampoco que en el comedor de nuestro colegio, El Porvenir, los niños tengan en la dieta del menú ciertos productos de origen ecológico y otros que, aunque no lo sean, pertenezcan a marcas de mayor calidad que otras en el mercado. En esto tenemos suerte los padres y niños de este centro. Pero hay miles de cosas más que desconocemos sobre la salud ambiental y muchas, sabiéndose nocivas, están sin regular.

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s