¿Saben los nuevos vecinos de Residencial Metropolitan que hay que alejar la subestación?

torre metropolitan de Ibosa

Ya podemos confirmar que nuestro vecino del patio en el colegio El Porvenir, en Chamberí, será Residencial Metropolitan ya que el grupo Ibosa ha ganado la puja por el solar de las antiguas cocheras de Metro de Madrid en Cuatro Caminos, según ha aparecido estos días en medios como El Mundo, El Confidencial o Cinco Días. Con cuatro parcelas de uso residencial, más una de uso terciario, el anteproyecto de Residencial Metropolitan contempla 443 pisos -62 protegidos- y se encuentra en fase de captación de socios. La cooperativa tiene un proyecto ambicioso y atractivo que entraña la construcción de  tres edificios residenciales, uno de ellos, la Torre Metropolitan de 25 plantas, un bloque de oficinas y uno más para la Administración Pública. Además habrá zonas comunes y ajardinadas y se soterrarán las cocheras del Metro. Puede verse en Idealista.comMuy buena pinta, pero NO se menciona ni una palabra de lo que pasará con la subestación eléctrica del metro de Cuatro Caminos que tenemos pegada en el colegio, igual que tendrán los nuevos vecinos de Residencial Metropolitan. Como en los planos no sale, es como si la subestación de la calle Bravo Murillo no existiera. Pero existe y todos debemos contar con ella.

Sí sabemos que los planes para la subestación pasan por soterrarla. Y sobre este punto que, consideramos “delicado”, queremos puntualizar que un soterramiento  puramente cosmético, como será el de esta subestación eléctrica si los planes no cambian, no entraña un soterramiento seguro.  Lo hemos consultado con quien hay que hacerlo: fuentes solventes e independientes que desaconsejan absolutamente  el soterramiento in situ, o sea, en el mismo lugar donde ya está la subestación, aconsejándonos firmemente su traslado lo más lejos posible del colegio o la zona a urbanizar y, sólo en caso de que no se pueda sacar del área de influencia, soterrarla a una profundidad que vendría determinada, entre otras cosas, por la cantidad de energía que reciba su transformador y su potencia de consumo, lo cual es una gran carga porque, recordemos, la de Cuatro Caminos no es una subestación cualquiera. Es cabecera de línea, por tanto, la más potente de todas las demás subestaciones del metro de Madrid y la que más energía recibe.  Increíble.

Para alimentar esta línea y que pueda funcionar el metro, el trasformador necesita  unos 400.000 voltios ya que requiere un consumo muy grande. Esta enorme cantidad de energía llega al transformador de Cuatro Caminos y se transforma. De esa transformación de energía se libera un campo magnético asociado de una magnitud considerable aunque la ley deja que empresas de esta envergadura emitan hasta 100 microteslas de forma legal sin tener que protegernos. Pero esta exposición  debe evitarse no solo porque la legislación española es obsoleta, desfasada y nada proteccionista con la salud del ciudadano sino porque así lo advierten los muchos estudios científicos actuales que constatan la no inocuidad de los efectos en la salud de estos campos.

El soterramiento no reduce el campo magnético

El campo magnético no se reduce si la subestación eléctrica del metro de Cuatro Caminos está enterrada porque la tierra o el hormigón no apantallan y las ondas magnéticas atraviesan igual la tierra que el aire. Sólo si la instalación se entierra a una distancia muy grande de la superficie, a mucha profundidad, algo que no se hace por su elevadísimo coste –nos han asegurado todos los expertos consultados-, podría reducirse el campo magnético pero hoy día no se emplea esta solución y se entierra a profundidades pequeñas.

Otra alternativa es apantallarla con  ciertos metales de alta densidad que permiten capturar este campo magnético, si no queremos recurrir a la distancia como medida de apantallamiento ya que el campo magnético cae inmediatamente con el cuadrado de la distancia.  Pero cuando se soterran las subestaciones tampoco se utilizan materiales de alta densidad para apantallarlas eficazmente porque es carísimo. Es mucho más caro que el trasformador de la subestación, para hacernos una idea.  Lo que se hace, en teoría, para “aligerar” el transporte de energía es usar el sistema de twister: los cables se enrollan en paralelo para que haya una polaridad contraria entre ellos y se anule el campo, pero, según los expertos, en la práctica no sucede así y la solución es mucho más complicada.

La solución, alejar la subestación

Por tanto, la única solución posible pasa por alejar la subestación eléctrica: ni soterrarla ni apantallarla in situ. El trasformador se puede llevar más lejos o incluso fuera de  Madrid ya que para abastecer al metro, y la línea 1, no necesita estar donde está., nos han asegurado los expertos. ¿El coste? Carísimo pero algo factible. Además, hay que contar con los transformadores de los propios inmuebles que se construirán que, como se viene haciendo desde los años 80, se instalarán debajo de las viviendas.

Pero  las soluciones hay que empezar a buscarlas ya, no solo porque una subestación eléctrica de esta magnitud como la de Cuatro Caminos no puede estar al lado de un colegio sino porque cuando el grupo Ibosa se meta en obras en Residencial Metropolitan, la Comunidad de Madrid e Industria tendrán el escenario perfecto para demostrarnos que velan por nuestra salud y nuestros derechos verdaderamente y no de forma cosmética. Queremos luz para un asunto que parece turbio.

 

Anuncios

Mercatino navideño y aperitivo a la italiana

Una parte de Chamberí, los aledaños de la calle Ríos Rosas de Madrid, es conocida como la Little Italy castiza ya que alrededor del Liceo Italiano, el Consulado Italiano y la Cámara de Comercio de Italia para España se concentran distintos negocios y residentes de esta nacionalidad. Para contribuir a las necesidades de los connacionales italianos residentes en Madrid que pueden estar afrontando una situación difícil, la Sociedad Italiana de Beneficencia (SIB) organiza, desde hace más de 20 años, su  tradicional Mercatino di Natale. Este mercadillo navideño se  celebra en los salones de la Oficina Consular de la Embajada de Italia, de 11 a 21 horas y tendrá lugar desde hoy viernes 14 hasta el domingo 16.

mercatino-2014

Como el encanto del made in Italy es innegable, seguro que, previa entrada de 3 euros, podremos encontrar algún regalo  o algún capricho entre los 40 expositores de  alimentación, bisutería, complementos o  juguetes que participarán en el mercadillo. También habrá una rifa benéfica y los premios serán de marcas italianas como Tod´s, Dolce&Gabbana o Missoni. Ni recordamos cuándo participamos en una rifa por última vez. ¡Qué tiempos!

Además, durante el mercadillo se puede aprovechar para degustar productos típicamente italianos que ofrece su cafetería. Pero de especial interés, y una ocasión a valorar para disfrutar en familia o con amigos, es su clásico aperitivo italiano (aperitivo all´italiana),  que además está muy de moda actualmente en todas la ciudades transalpinas. Lo podremos probar en estos tres días de mercadillo a las 18.30 horas.

colgantes y medallas de MOS

Aperitivo all´italiana

Se puede tomar antes de comer, pero en Italia el aperitivo se consume sobre todo antes de la cena. El ritual de todos los aperitivos italianos se concentra entre la franja de las 6 de la tarde y las 9 de la noche combinando bebidas alcohólicas o sin alcohol con un bufet libre a precio fijo. Cada bar tiene su especialidad a la hora del picoteo que suele reunir un poco de todo: aceitunas, pasta, arroz, frutos secos, fruta…. Entre las bebidas, una muy apreciada es el Spritz, una bebida alcohólica que se obtenía de la mezcla de agua, gas y vino (normalmente blanco). Con los años, la receta ha ido variando y suele incorporar además Aperol (muy frecuente), o Bitter, Cynar o Campari. Hoy día el Spritz –de color anaranjado- se ha convertido en el aperitivo más consumido en prácticamente todos los bares de las principales ciudades italianas y, especialmente, en el norte.

aperitivo all´italiana

Otro muy consumido en Italia, y analcohólico, es el Crodino, similar al bitter pero con sabor cítrico a naranja amarga. Levantan pasiones también el Aperol y, como no, el vermuth, que vio la luz en Turín, en 1786, en las manos de Antonio Carpano, el creador de esta popular bebida a base de vino especiado de la que también Madrid y Cataluña son ávidos consumidores y productores. Muy italiano y popular a base de, justamente, vermouth, es el Negroni, un cóctel al que se le añade ginebra y Campari, un clásico en todos los bares italianos como el italo-madrileño Non solo café (C/ Ríos Rosas, 52, Madrid) situado justo enfrente del liceo Italiano y que cada jueves celebra sus afterworks con copa y barra libre de picoteo y tapas a la italiana por 10 euros.Buen finde.

Mercatino di Natale del Consulado Italiano

Calle Agustín de Betancourt, 3, Madrid.
Entrada: 3 euros.

 

¡Vintage, vintage!

En estos días de lluvia, la nostalgia parece que anima las ganas de vintage. El olor a pasado alegra los recuerdos que todos tenemos de algo que siempre vimos en un escaparate, en una tienda de época o en casa de la abuela, y que incluso nuestra madre heredó como una vieja lata de galletas, un jarrón de vidrio tallado o grabado o un bolso de fieltro y abalorios con boquilla metálica y cadenita plateada con el que jugamos a ser señoritas de otra época.

La moda vintage ha saltado del pasado al presente y se ha colado en nuestras casas y nuestras tiendas.  En Chamberí encontramos algunas.

  • DECORACIÓN VINTAGE

STUDIO DI MORATTA: inaugurada este veranito, esta preciosa tienda se codea con las mejores tabernas de la calle Ponzano, una de las más suculentas rutas de tapeo de Chamberí.  Lo mejor no es solo las propuestas en decoración vintage que ofrece, las cuales aúnan calidad, variedad, delicadeza  y gusto, sino que todos sus proveedores son españoles o europeos huyendo del habitual producto chino. Esta es la particular elección de su propietario para fomentar el consumo de buena manufactura  nacional y comunitario que no tiene por qué pasar por la producción asiática ni influir en el precio. Los de Studio di Moratta son precios muy competitivos.

studio di Moratta 2

Nos encantaron sus velas naturales  de Vila Hermanos –cerería centenaria de Valencia- de fragancia delicada, sin invadir el espacio olfativo del local. Esto es de agradecer porque los olores que desprenden muchas de las velas que asaltan las estanterías de otros lineales suelen ser agresivos y poco saludables. Una buena vela también contribuye a crear un espacio vintage.

C/ Ponzano, 32. 28003 Madrid

Tlf: 917865941

studio di Moratta 3

KAMIR: esta tiendecita concentra su gusto en los objetos vintage, retro y pop, y british que reúne en la categoría I love London de su bien surtida tienda on line.  Es una delicia descubrir cómo cualquier objeto cotidiano emana el espíritu vintage en sus bandejas, cajas, cojines, botellitas, bolsos, muebles auxiliare, escobillas de váter incluso o armarios tipo industrial como los que sirven para guardar las llaves simulando un viejo buzón postal.

kamir ok

Su variedad es inmensa porque hace tiempo empezó también a especializarse en el regalo original, vintage y retro y la  importación directa de artículos de toda Europa, principalmente ingleses.

C/ Eloy Gonzalo, 9, 28010 Madrid
Tlf: 914 48 19 40

botelllitas vintage en Kamircajas libro en Kamir

MASSI REGALOS:  No todo en ella es vintage pero sí parte de su propuesta dividida en gamas de colores. Desde pubs, mesitas auxiliares, cuadros, o bolsos, esta tienda es un lugar más donde recalar en nuestra búsqueda vintage.

Calle de Eloy Gonzalo, 35 28010 Madrid

bolso Massi

  • ROPA Y COMPLEMENTOS VINTAGE

EL RINCÓN DE TÍA JO: este pequeño y acogedor local de ropa y accesorios vintage, nuevos o reciclados es una encantadora joyita con solo unos meses de vida volcada a la caza y venta  de buenas prendas con una relación calidad-precio excelente. La selección, muy acertada, reúne tanto algunos modelos de diseñadores como Adolfo Domínguez, del cual nos encantó una cazadora marrón de piel y borrego por 40 euros, como otros más añejos, curiosos y fáciles de sacar partido con unos complementos adecuados. La vendedora, encantadora, pone la guinda a esta bombonera donde también se pueden encontrar fulares, pañuelos, sombreros, bolsos y zapatos. Todo con buen ojo.

C/ Fernández de los Ríos, 19  28015 Madrid

el rincón de tia jo

LULÚ LASAL: tienda de ropa, complementos y zapatería, Lulú Lasal está inundada de color  y mariposas, y aunque no todo está sacado del armario de la abuela, parte de lo que vende sí es de inspiración de época y retro. Sus preciosos maniquís de forja del escaparate ya nos dijeron hace años, cuando abrió, que esta tienda iba a ser diferente y es que se anticipó a una moda que hoy ha hecho mella. Una muestra son sus bonitos tocados que la dueña del local confecciona a medida si se lo pides.

diademadiadema y tocado

Nos encanta que de cada percha penda prácticamente un modelo diferente de vestidos, faldas, blusas, chaquetas… y es que su punto de diferenciación es variar al máximo las propuestas con pequeñas cantidades que Lulú Lasal renueva rápidamente. Además, los precios son contenidos y sus diseñadores, muy escogidos como Mina UK. Si te gusta la moda que nada tiene que ver con las franquicias como Mango o Zara, pásate por esa tienda mágica que siempre parece un campo en primavera.

Calle de Eloy Gonzalo, 21, 28010 Madrid
Tlf 914 45 84 95

lulu

FUCSIA VINTAGE: Ahora que la segunda mano también se ha puesto de moda, algo políticamente aceptado en cualquier ciudad británica, por ejemplo, tenemos en Chamberí una tienda de calidad con artículos de marca y escogidos –zapatos, bolsos, tocados, pañuelos, bisutería… -como es Fucsia Vintage. Por sus perchas pasan diseños de los años 50, 60, 70, 80 que hoy vuelven a cobrar actualidad pero también diseños más actuales que mientras unas han descatalogado de su fondo de armario, a otras pueden resultarnos interesantes como un precioso abrigo de lana color limón que el otro día lucía en su  escaparate. Y es que, recordemos, a veces  nos desprendemos de buenas prendas porque hemos cambiado de talla o de gusto pero no porque no sigan en buen estado o contínúen siendo bonitos. Y para quieres adoren el acto del shopping puro y duro, en Fucisa Vintage la sorpresa está asegurada, ya que, lógicamente, en una tienda como ésta, todo es diferente. Una tienda vintage auténtica a la vuelta de la esquina del castizo mercado de Chamberí.

Calle Viriato, 51. 28010 Madrid .  Tlf: 914462755

fucsia