Mercatino navideño y aperitivo a la italiana

Una parte de Chamberí, los aledaños de la calle Ríos Rosas de Madrid, es conocida como la Little Italy castiza ya que alrededor del Liceo Italiano, el Consulado Italiano y la Cámara de Comercio de Italia para España se concentran distintos negocios y residentes de esta nacionalidad. Para contribuir a las necesidades de los connacionales italianos residentes en Madrid que pueden estar afrontando una situación difícil, la Sociedad Italiana de Beneficencia (SIB) organiza, desde hace más de 20 años, su  tradicional Mercatino di Natale. Este mercadillo navideño se  celebra en los salones de la Oficina Consular de la Embajada de Italia, de 11 a 21 horas y tendrá lugar desde hoy viernes 14 hasta el domingo 16.

mercatino-2014

Como el encanto del made in Italy es innegable, seguro que, previa entrada de 3 euros, podremos encontrar algún regalo  o algún capricho entre los 40 expositores de  alimentación, bisutería, complementos o  juguetes que participarán en el mercadillo. También habrá una rifa benéfica y los premios serán de marcas italianas como Tod´s, Dolce&Gabbana o Missoni. Ni recordamos cuándo participamos en una rifa por última vez. ¡Qué tiempos!

Además, durante el mercadillo se puede aprovechar para degustar productos típicamente italianos que ofrece su cafetería. Pero de especial interés, y una ocasión a valorar para disfrutar en familia o con amigos, es su clásico aperitivo italiano (aperitivo all´italiana),  que además está muy de moda actualmente en todas la ciudades transalpinas. Lo podremos probar en estos tres días de mercadillo a las 18.30 horas.

colgantes y medallas de MOS

Aperitivo all´italiana

Se puede tomar antes de comer, pero en Italia el aperitivo se consume sobre todo antes de la cena. El ritual de todos los aperitivos italianos se concentra entre la franja de las 6 de la tarde y las 9 de la noche combinando bebidas alcohólicas o sin alcohol con un bufet libre a precio fijo. Cada bar tiene su especialidad a la hora del picoteo que suele reunir un poco de todo: aceitunas, pasta, arroz, frutos secos, fruta…. Entre las bebidas, una muy apreciada es el Spritz, una bebida alcohólica que se obtenía de la mezcla de agua, gas y vino (normalmente blanco). Con los años, la receta ha ido variando y suele incorporar además Aperol (muy frecuente), o Bitter, Cynar o Campari. Hoy día el Spritz –de color anaranjado- se ha convertido en el aperitivo más consumido en prácticamente todos los bares de las principales ciudades italianas y, especialmente, en el norte.

aperitivo all´italiana

Otro muy consumido en Italia, y analcohólico, es el Crodino, similar al bitter pero con sabor cítrico a naranja amarga. Levantan pasiones también el Aperol y, como no, el vermuth, que vio la luz en Turín, en 1786, en las manos de Antonio Carpano, el creador de esta popular bebida a base de vino especiado de la que también Madrid y Cataluña son ávidos consumidores y productores. Muy italiano y popular a base de, justamente, vermouth, es el Negroni, un cóctel al que se le añade ginebra y Campari, un clásico en todos los bares italianos como el italo-madrileño Non solo café (C/ Ríos Rosas, 52, Madrid) situado justo enfrente del liceo Italiano y que cada jueves celebra sus afterworks con copa y barra libre de picoteo y tapas a la italiana por 10 euros.Buen finde.

Mercatino di Natale del Consulado Italiano

Calle Agustín de Betancourt, 3, Madrid.
Entrada: 3 euros.

 

Anuncios

Los mercados acogen Madrid Fruit Market Fashion Week 2014

Los Mercados de Madrid acogen la III Edición de la Madrid Fruit Market Fasion Week que coincide con la Feria Internacional del sector de las frutas y verduras “Fruit Attraction”.  A lo largo de la semana, en 27 mercados municipales, habrá diversas actividades de animación, talleres infantiles, degustaciones, exposiciones, conciertos y otras actividades relacionadas con el consumo de la tan necesaria, saludable y sabrosa fruta de la que nos aconsejan consumir al menos cinco piezas al día y de temporada porque es cuando están en su mejor momento en cuanto a propiedades nutricionales y gusto.

fashion

Acostumbrados como estamos a ver todo tipo de frutas y verduras, creemos que todas campan a sus anchas todo el año. Por eso os dejamos un mapa de la fruta y verdura de estación, la de otoño, para que lo tengáis claro.

*Entre las FRUTAS DE TEMPORADA destaca: mandarina, aguacate, chirimoya, caqui, manzana, uva, pera, plátano, granada, higo, kiwi, limón, mango,  melocotón, melón, membrillo, nectarina y naranja.

*Entre las VERDURAS Y HORTALIZAS DE TEMPORADA destacaacelga, ajo, alcachofa, apio, berenjena, brócoli, calabacín, calabaza, cardo, cebolla, col lombarda, coliflor, endibia, escarola, espinaca, guisante,hinojo,  judía verde, lechuga, nabo, pepino, pimiento, puerro, rábano, remolacha, repollo, tomate y zanahoria.

Fruta y verdura de temporada.

Fruta y verdura de temporada.

 

La mayoría de las citas en los mercados municipales no nos cuadran con nuestra jornada laboral -intentaremos ir el sábado- pero os dejamos el cuadro de eventos en los principales mercados de Tetuán y Chamberí -Chamberí, La Remonta, Maravillas, San Enrique y Vallehermoso-,  en donde, tras su renovación, da gusto ir a disfrutar del emocionante espectáculo del alimento. Es una buena oportunidad para conocer y catar algunas frutas como el kiwi ibérico, el mango trops, el maiz huercasa o el caqui persimon. todos ellos se presentarán en el castizo y también remozado mercado de Chamberí, en la calle Alonso Cano, 10, en Madrid.

 

CALENDARIO DE EVENTOS EN LOS MERCADOS DE TETUÁN Y CHAMBERÍ

14 de octubre- martes

Chamberí 12:00-14:00 Demostraciones de frutas y demostraciones culinariasJornada del ‘Mango Trops’
La Remonta 12:00-14:00 La Remonta
Maravillas 12:00-14:00 Cocinero en Acción
San Enrique 12:00-14:00 Cocinero en Acción

 

15 de octubre- miércoles

Chamberí 12:00-14:00 Demostraciones de frutas y demostraciones culinariasJornada del ‘Kiwi Ibérico’
Maravillas 12:00-14:00 Cocinero en Acción
San Enrique 12:00-14:00 Cocinero en Acción

 

16 de octubre- jueves

Chamberí 12:00-14:00 Demostraciones de frutas y demostraciones culinariasJornada del ‘Plátano de Canarias’ y del ‘Maíz Huercasa’ 
La Remonta 12:00-14:00 La Remonta
Maravillas 12:00-14:00 Cocinero en Acción
San Enrique 12:00-14:00 Cocinero en Acción

 

17 de octubre- viernes

Chamberí 12:00-14:00 Demostraciones de frutas y demostraciones culinariasJornada de la papaya ‘Papayón Isla Bonita’ y del ‘Mango Isla Bonita’
La Remonta 12:00-14:00 La Remonta
Maravillas 12:00-14:00 Cocinero en Acción
Vallehermoso 12:00-13:15 Vallehermoso Fruit Flair Show. Exhibición de cócteles frutales
San Enrique 12:00-14:00 Cocinero en Acción

 

18 de octubre- sábado

Chamberí 12:00-14:00 Demostraciones de frutas y demostraciones culinariasJornada del ‘Caqui Persimon
La Remonta 12:00-14:00 La Remonta
Maravillas 12:00-14:00 Cocinero en Acción
Vallehermoso 12:00-13:15 Vallehermoso Fruit Flair Show. Exhibición de cócteles frutales
San Enrique 12:00-14:00 Cocinero en Acción

 

¡Feliz Madrid Fruit Market Fasion Week!

 

Las frutas y las verduras es la fuente más rica de salud.Esta semana Madrid abre sus puertas para ellas.

Las frutas y las verduras es la fuente más rica de salud.Esta semana Madrid abre sus puertas para ellas.

 

Ganas de chuches: Oomuombo en Chamberí y Tetuán

Si algo necesitamos hoy más que nunca es un dulce. Con todo el poderío de su dulzor, el frescor de su fruta, chocolate, crema, hierbas o regalices, y, mejor si todos los ingredientes son además naturales, o lo más cercano a esto. Los niños, expertos catadores de golosinas, nos vuelven a meter a los padres en el círculo de “ganas de chuches”. Pero, como somos nosotros los que damos importancia a la etiqueta, nos hemos puesto tiquismiquis y hemos fichado algunas chuches que nos parecen más sanas que otras.

En los VIPS de la calle Orense, 16 y 79, y en el de la calle Fuencarral 10, encontramos un corner de  nuestro particular paraíso de chuches para padres e hijos. Se llama Oomuombo. Tiene varias franquicias repartidas por Madrid. Una de las tiendas Oomuombo  está en la calle Fuencarral, 27, en Chamberí,  y a unos pasos de Chueca. En Tetuán tristemente no hay ninguna. Son golosinas naturales, que  no están manipuladas genéticamente, libres de grasas Trans y que no contienen colorantes artificiales. Además si eres celiaco o intolerante al gluten, si no puedes tomar leche, soja o algún fruto seco, puedes tener la tranquilidad de que cada chuche está claramente identificada según sus ingredientes alergénicos. Y, están de muerte.

Los amantes de las golosinas ultra ácidas tienen varias, como la botellita roja, la botellita verde (ambas sin gluten), los miniladrillos de colores y las cintas de regaliz rojo con polvos pica pica. También los fans de los regalices los tienen hasta salados. Su variedad es superior a la de cualquier otra marca con gratas sorpresas como las bolas de mermelada. Su calidad también destaca ya que las elaboran pequeños artesanos suecos muy seleccionados y cada uno experto en lo suyo. Pero los consumidores tradicionales seguirán encontrando los típicos plátanos de goma, corazones de fresa,  albaricoques y nubes. Vamos, que hay para todos.

Estas golosinas son suecas y allí se llaman godies.  Son tan populares entre los suecos que hasta tienen su propio día, el Lördagsgodis, el sábado, porque, hay tantas, que se producen más de 500 diferentes. También son muy famosas las holandesas, las belgas y las alemanas. En las tiendas Oomuombo todo se vende al mismo precio: chocolate, regaliz, gelatinas… Todo se puede mezclar. Los 100 gr salen a 1,80 €. Eso sí, hay que ir con prudencia mientras llenas la bolsa para luego no llevarte un susto. Pero este capricho familiar cumple perfectamente con nuestras ganas de chuches y la tranquilidad de los ingredientes.

Imagen

Imagen

ImagenImagen

Mercado de San Ildefonso: Malasaña inaugura su Street Market

Vamos a empezar por el final, o sea, por  el veredicto: NOS HA GUSTADO. El nuevo Mercado de San Ildefonso  de estética años 20, productos 100% españoles, ninguna franquicia pero sí algunos establecimientos ya con marca, camareros ataviados con la gorra castiza –genial-, 18 puestos “monoproducto”, 2 terrazas y una barra de show cooking y cocktails que ayer domingo  8 de junio fue inaugurado nos ha motivado  para volver aunque, algunos precios, como la bebida, nos parecieron un poquitín caros. Más asequible, el tapeo de sus variados puestos con una oferta muy acertada y surtida. Pasen y vean porque hay para todos.

En la esquina de la calle Fuencarral con Santa Bárbara, este nuevo mercado luminoso y de aire romántico no es una réplica del original creado en  1835. Sí una inspiración del que estuvo funcionando hasta 1970 y que fue el primer mercado cubierto de Madrid. De agradecer que, según entráramos, no encontráramos una franquicia. No por nada, hay alguna como Hamburguesa Nostra que nos encanta- sino porque en la variedad está el gusto. También que los productos fueran todos españoles algo que echamos de menos en el Mercado de San Miguel, más ecléctico.

Los coquetos puestos, de un par de metros de ancho cada uno, no son para acodarse cual barra de bar. Son para pedir y llevarse “la captura” a las mesas comunes que ocupan el centro de la sala de la primera planta, muy de tendencia. Vimos un puesto de marisco (con sus bogavantes, sus nécoras…), otro de gambas a la plancha servidas en cartucho, uno de ensaladas, otro de huevos servidos en diferentes preparaciones como los huevos rotos con chistorra, otro de croquetas (para freir en el momento ¡bien!),  uno de brochetas de carnes y pescados,  otro de conservas y ahumados, jamón ibérico de Arturo Sánchez, crepes y capuchino…  Y arriba, la barra más cañalla, la de los cócteles y las demostraciones culinarias.

Probamos el puesto de Gancho y Directo (con un local en el Zoco de Pozuelo) y sus nuguets de pollo (5 euros/ 8 piezas) muy ricos, auténticamente de ave y bien empanados, donde también vendían aros de cebolla  y hamburguesas, todo hecho al momento y “para llevar”, take away, si así quieres, ya que te los sirven en un cubilete. Si prefieres comerlos allí, arriba hay sitio.  También probamos las ricas focaccine de queso Masdam (4,50) de Poncelet en su “Cheese Tavern”, en el hall de la entrada, y sus brochetas de queso con uvas (3,50€). Su puesto entra por los ojos. Mirad abajo la foto. Y, para terminar, el ala “operación bikini” nos decantamos también por  unos chupitos de gazpacho de remolacha con un toque de queso y pan que nos encantaron por su finura. Y con todo el equipaje –vinos, cervezas y zumo para los niños- nos fuimos a la terraza seguros de que no volveremos a encontrar allí sitio en todo el verano. Genial otro espacio chic en Madrid aunque no esté en Tetuán ni en Chamberí. Pero sí a un paso.

Mercado de San Ildefonso

Calle Fuencarral,  57. Madrid

Horario: 10:00 a 2:00 de la madrugada

Imagen

Puesto de Poncelet, la enseña quesera de Chamberí, en el Mercado de San Ildefonso, en el barrio de Malasaña

Imagen

Un gran neón anuncia el carácter de Street Market de este mercado callejero de 3 pisos, grandes ventanales y dos terrazas

sala de Mercado San Ildefonso

Zona común donde degustar los productos de sus 18 puestos especializados cada uno en un producto

Las ensaladas pueden crujir

 Mi trabajo me ha costado pero ahora en casa no podemos pasar sin ensalada. Sí, soy la envidia de la huerta, de mis amigas madres que ven cómo en cuanto una rodaja de tomate asoma por la puerta de la cocina, los niños tuercen el gesto con cara de asco. Los míos ponían las manos en aspa delante de su cara para esconderse de la lechuga con aceitunas que ponía en el centro de la mesa. El poder de las verduras es torturador para algunos angelitos. Por eso un día de primavera decidí cambiar las cosas y cocinar otro tipo de ensaladas que también han conquistado el paladar de nosotros, los adultos, ya que yo era de las de lechuga, tomate, cebolla y aceitunas y, cuando se me iba la cabeza, añadía atún, zanahoria, espinacas o pasas.

En primer lugar he descubierto que las ensaladas pueden saber a fresa. La misma idea sirve para las manzanas. Bien porque las tenga frescas en trocitos o deshidratas –uhmmm- o porque las sazones con un aliño con este sabor, más o menos avinagrado o más o menos dulzón. La fresa y la manzana quedan bonita en el plato, les resultan familiares y se ganan el olfato así que, anímaos a buscar un aliño de su gusto sin rechazar un aceite de oliva suave como el de sésamo. A los míos, los fuertes, les espantan pero ya sabemos que el de oliva virgen extra es el mejor.

También he descubierto que las ensaladas pueden crujir. Para mí ése ha sido un punto a favor. Tanta hoja blandita no divierte. Pero unos frutos secos, pipas, nueces, kikos, entretienen y animan la ensaladas. Cuando esto les capta la atención, ya puedes añadir más hierbajos y otros toques crujientes como trocitos de pan, jamón o beicon churruscado, por ejemplo. Aunque la ensalada para ser perfecta y digestiva debe tener hidratos de carbono complejos (arroz, legumbres, pan, patatas o pasta) que prolongan la sensación de saciedad y también debe tener proteínas (pescado, carne o huevos), yo ciertos ingredientes me los salto. Ya los añadiremos en la fase posterior, cuando no hagan ascos a las ensaladas. Si quieres poner huevos y se resisten a ellos, añadidlos de codorniz cocidos y enteros. Da gusto verlos y la yema, otro freno para que los coman, no se ve. Todo lo baby les gusta con locura: minimazorcas, micalabacines… Busca que  por cuestión de fruterías no nos podemos quejar. Solo en el mercado Maravillas, en Tetuán, hay casi 80.

Tampoco es que haya que ponerse en plan Master Chef. Podemos echar mano de las conservas de verduras y pescado que nos facilitan la vida. En mercados como el de Chamberí las venden en los mismos puestos de frutas y verduras. Puedes encontrar unos buenos espárragos, como los de LC La Catedral de Navarra o unas buenas sardinillas, como Paco Lafuente, junto a los pimientos, la escarola y las cebollas en sus estupendos puestos, de gran calidad.

Y es que lo de 5 al día, no solo es para las frutas, también para las verduras. Por eso hay que ponerlas en el plato todo lo que podamos porque tienen calcio, vitaminas C, A, ácido fólico, antioxidantes, betacarotenos… estupendo para toda la familia. Y  cuando crezcan y se acostumbren más a sabores potentes, ya podremos desmelenarnos poniendo pimienta, vinagretas, wasabi, mostaza, aceite de trufa, parmesano… Mientras, la fantasía, a su nivel, sin olvidar a nuestras ensaladas más tradicionales también como la escalibada (berenjena, pimiento rojo o cebolla al horno y en tiras), y la pipirrana (tomates, pimiento verde y rojo, aceitunas, pepino, ajo, cebolla y pan). Estas también se hacen querer.

Ensalada de frambuesa y queso

Esta es una ensalada de frambuesa de lovemysalad.com. Allí podréis encontrar la receta

Tiendas de jamón, bocatas ricos a mogollón

– Mamá, ¿qué tenemos de merienda?

– Uy, pues no me ha dado tiempo a prepararos nada.

Entonces se oye un:

-Joooo. ¡Pues cómpranos un bollo!

Y, claro, entre eso y un bocata de jamón… mejor el bocadillo ¿no?

Nutritivo bocadillo de jamón ibérico

Afortunadamente las tiendas jamoneras están de moda y en aumento poniéndonos el jamón en bandeja, en forma de bocadillos apilados en torre, en cucurucho para comerlo en picadillo, en pinchitos… Con más o menos aire gourmet, están sacando punta y provecho al más nacional e internacional de nuestros bocadillos patrios y a la típica merienda de emergencia que a veces hemos improvisado en la tienda de ultramarinos más cercana o el mercado, donde, en un pis pas, te montaban un bocadillo de jamón.

Las nuevas jamonerías suben el listón con una presencia impoluta y una buena selección porque para eso España es rica de esta delicia, más saludable, si procede del exquisito cerdo ibérico de bellota. Su grasa contiene más del 55% de ácido oleico (monoinsaturado), contenido oleico sólo superado por el aceite de oliva, así que, que los niños no la quiten del bocadillo.

jamon-iberico-enrique-tomas

  • En Cuatro Caminos (Tetuán), justo al lado de Carrefour, Enrique Tomás ha plantado su tienda del jamón con un mostrador directo a la calle y otro con acceso desde el supermercado. Este empresario, que en Barcelona inauguró este año Jamón Experience, el centro más grande de España dedicado a instruir sobre la cría del cerdo, la producción del jamón y su cata -tipo museo- tiene más de 50 tiendas jamoneras en Cataluña y planea una veintena en Madrid. Además de bocadillos, tacos de picadillo, chicharrones, loncheados, jamones, of course…

conos de jamón de Enrique Tomás Take Away

  • En la calle Fuencarral, 156, a dos pasos de Quevedo, en Chamberí, Viandas de Salamanca es un ejemplo del tipo de tiendas jamoneras a las que me refiero y donde recalar no solo para un bocadillo. Tienen “el mejor producto de cada fabricante” ofreciendo una selección entre la inmensa producción charcutera que existe en Salamanca. Con tiendas en otras ciudades también, venden por internet. Muy rico su farinato hecho con pan, pimentón, grasa de cerdo, cebolla y anises para comer vuelta y vuelta como la morcilla que también venden.

Imagen

  • En plan gourmet, en la misma calle Fuencarral, 106, al otro lado de la glorieta de Bilbao, también en Chamberí, abrió hace no mucho la tienda Beher con productos ibéricos de Gujuelo, (Salamanca) entre ellos el jamón ibérico puro. Tienen varios premios nacionales e internacionales, nos cuentan, como 16 medallas de Oro, 2 de Plata y 1 de Bronce.  Además ha ganado tres veces el premio al «mejor jamón ibérico del mundo», la última vez en 2013, que otorga la Feria IFFA, de Frankfurt, el certamen europeo más importante de la especialidad. Oferta loncheados a cuchillos ya envasados y a máquina, y hornazo, algo muy fácil de llevarse a casa para que los niños y el padre lo devoren rápidamente. Porque, aviso, si no estás atenta, te quedas sin nada.

Imagen

Mama Campo, una tienda eco en la plaza de Olavide

Ya conocíamos La cocinita de Chamberí y sus talleres de cocina para “gente pequeña” pero al  pasar por la plaza de Olavide con los niños y ver el vistosos local de Mama Campo dijimos: “¡oh, qué bonito!” y, como si estuviéramos traicionando a La Cocinita, donde hemos comprado algunos productos eco en la calle Trafalgar, nos metimos dentro de esta nueva tienda chamberilera sin saber que pertenece a los mismos dueños.

Cuando nos dijeron que Mamá Campo y La Cocinita de Chamberí se entendían, surgió también el amor de nuestros ojos hacia el nuevo establecimiento. Y es que si La Cocinita elige bien sus productos, Mama debía de hacer lo mismo, pensamos. Vale, pero, al grano: ¿se puede hacer la compra allí, preguntaréis? Se puede. Tiene precios contenidos tratándose de productos ecológicos certificados y nacionales, donde el agricultor tiene nombre y apellido. Ángel o Paquita se llaman los de las verduras y hortalizas, Mikel es el responsable de unos huevos preciosos y ricos que hemos podido probar, los quesos son de Patxi o el pan de Javier Marca (de la panadería Panic, en Madrid). Y es que, como ellos dicen, su despensa tiene nombre: el de sus proveedores que llevan directamente el producto a Mama Campo. En este colmado hay de todo lo que da la huerta y la granja, como unos ricos yogures que en nada se parecen a los Danone, por Dios, porque es que hasta de los sabores auténticos nos hemos olvidado. Por eso La Cocinita de Chamberí fomenta sus talleres para niños, para que desde la cuna el niño no es que se haga gourmet sino que aprenda a conocer los productos y a comer rico y sano.

Mama Campo es tienda ecológica, como decíamos, pero también restaurante, un restaurante muy bien decorado, de esos para coger ideas y llevártelas a casa y redecorar tu hogar.  Guisos, desayunos, meriendas, ensaladas… Habrá que probar algunos de los  veinte platos de la carta de la que las mamás que suscriben nos pedimos con el corazón los buñuelos de bacalao y los niños, huevos con jamón y nido de patatas, para no complicar la cosa. ¡Qué felicidad, otra tienda ecológica donde comprar!

tienda ecológica mama campo

Frutas, verduras, huevos, lácteos, pan y conservas en la tienda ecológica Mama Campo, en Chamberí

Mama Campo: Calle Trafalgar, 22, Madrid

La Huerta Ecológica de Modesto Lafuente, 49

Me encantan las sorpresas. Me gustan de cualquier tipo: en forma de cajita envuelta con lazo en una fecha concreta, o ésas con las que te topas  en momentos insólitos, como cuando vuelves del baño,  en pijama y a punto de meterte en la cama, y alguien te ha dejado un detalle sorpresa sobre la mesilla de noche o sobre la almohada. Me gustan las llamadas inesperadas de alguna amiga olvidadiza y olvidada que hace tiempo que no esperabas y la alegre sorpresa de que algo que pensabas que ya no tenía solución, encuentra una solución mágica.

Otro tipo de sorpresa me la llevé hace unos días cogiendo un atajo. Merodeando, cambiando de camino y optando por una callecita alternativa de camino de El Corte Inglés de Castellana, me topé en Modesto Lafuente 49 -enfrente del restaurante Chifa– con una pequeña tienda ecológica de barrio llamada La Huerta Ecológica. A esas horas, ya cansada y sin merienda aún para los niños, la caja de manzanas que vislumbré desde el escaparate me pareció un tesoro. ¡Ya tenía la merienda! ¡Manzanas de la huerta!  Y además había naranjas, mandarinas (“ponme medio kilo, por favor, y seis manzanas Golden que ésas sí se las van a poder comer con piel”).

cartel de la huerta ecológicafachada de la huerta ecológica

Así que picoteé  -para probar- y triunfé en casa porque todo estaba riquísimo. Los tomates, ni os cuento. Eran ¡tomates!, con eso lo digo todo. También tenían legumbre ecológica a granel,  berenjenas, acelgas, patatas,  zanahorias, cebollas, brécol,  la super de moda col kale -considerada un superalimento-, y limones para los flanes de limón con nata que hago, que cuando pongo la cáscara a macerar y sé que no es ecológica y lleva sus cosillas, miedo me da pensar que luego nos lo comemos. Que yo soy de pueblo y sé de dónde vienen las cosas. Nada como verdura y fruta sin pesticidas, como las del huerto de mis padres y de mis abuelos cuando vivían.

manzanas golden

Pero además, una grata sorpresa más. En La Huerta Ecológica también puedes encontrar pan fresco y bio del bueno de La Magdalena de Proust. Un lujazo de pan hecho con masa madre, más digestivo, y con distintas harinas, como la de espelta. La Magdalena de Proust es un obrador madrileño de pan ecológico hecho con materias primas de origen ecológico certificado. Si habéis ido a Biocultura alguna vez, seguro que os suena.

foto pan

Con sabor, muy bien de precio y nada abusiva  esta “huerta de barrio” donde se puede encargar la compra o cestas para enviar a casa. Y una chica muy maja vendiendo. Y es que, no nos damos cuenta, pero no hay mejor snack para nosotros y los niños que una pieza de fruta fresca y ecológica y de temporada. Así deberían ser todas las frutas de España o muchas más de las que son. Tienen mala fama por precio -¿y por qué la que lleva pesticidas no?-. En El Corte Inglés, la fruta de Carabaña, convencional, o sea ,con fus fus pero rica, que vende un señor con mono en un puesto, costaba lo mismo que en esta tiendecita toda esta fruta rica, ecológica, sin pesticidas y con el origen de su procedencia, algo fundamental. Toda nacional. Y he de decir que el kilo estaba igual o casi igual que en el chino de bajo casa o ciertas fruterías gourmet.

Así que, siempre que puedo me compro algo eco y se lo compro a los niños para fortalecer sus defensas en vez de sobres de cromos de esos que olvidan apenas abren. Cuestión de prioridades. Cuantas más tiendas ecológicas de barrio haya, más calará la necesitad de fruta y verdura ricas y sin pesticidas ni herbicidas. Y normalizaremos entre todos su cultivo y su precio. Así ganamos todos.

calabacín

La huerta ecológica: calle Modesto Lafuente, 49. Madrid.

Tlf: 911 39 29 45

Metro: Nuevos Ministerios (L6)  Rios Rosas y Cuatro Caminos (L1), salida a calle Maudes.

Mamá, las mejores croquetas son las del colegio

Siempre me esmero en dejarlas con la bechamel fina y delicada como las de mi madre. Nada de grumos ni sabor a harina cruda, como las de mi suegra, que además las hace tamaño hot dog porque se piensa que el tamaño importa por eso te puedes encontrar hasta los fideos del cocido porque siempre las hace con las sobras.

Todo lo contrario: unas buenas croquetas no deben alardear de más tropezones que los trocitos de jamón, pollo o boletus – si nos “ponemus finus”- y su tamaño debe ser del calibre de dos bocaditos.  Ñam y ñam. Sólo eso. Ni qué decir que el empanado debe estar perfecto: doraditas lo justo y sequitas de aceite. Y sí, ya sé que también se puede echar bacalao, morcilla o chorizo en las croquetas. Pero aquí vamos a lo que vamos y es que a esta de Tetuán, las croquetas le salen caseras, de maravilla en grado sumo y como a las de la mejor cocinera de Master Chef.

Pero, en el colegio, a mis hijos y a los hijos de todas las madres con las que he hablado,  les ponen unas croquetas que no sé qué llevarán que los angelitos cuando me ven llegar con la fuente llena de mis croquetas humeantes y recién hechas me dicen con cara de catador remilgado de la guía Michelín: “mamá, las mejores croquetas son las del colegio”. En ese momento siento que quiero borrarles del comedor que tantos sinsabores me causa porque les sirven unas buenas croquetas, ricas lentejas y un tomate casero, con fama de exquisito, que también les gusta más que el mío y eso que mi receta tiene auténtico sabor a pueblo y lleva un par de siglos en la familia.

croquetas

Así que no me quedó otra que investigar quién era el maldito cocinero que había usurpado el lugar de  mis croquetas y alguien del cole me dijo que lo tenía chungo porque,  nada más y nada menos, eran las croquetas precocinadas de Fridela empresa de Tudela a la que dieron un premio en 2011 por ser la empresa más innovadora en esta especialidad artesanal, casera y natural. ¡Diosss, esto se pone difícil. Unos precocinados navarros me ganan! Son buenos, sí. Las hacen con leche entera, en vez de en polvo al uso de otras precocinadas, y las bordan porque ellos, como yo, han cogido la receta de la abuela, la madre del actual propietaria.

Que ¿cómo sé que están ricas, muy ricas? Porque evidentemente no he podido sujetarme las ganas de probarlas para intentar entender qué fallaba en la receta de la familia. Son fáciles de encontrar, menos mal. Yo las encontré en El Corte Inglés. De jamón curado, de estofado de pollo, jamón ibérico, cocido, bacalao, chorizo y hasta sin gluten. Si las quieres comprar para volver a ganarte a tus hijos, hay de sobra para elegir. Pero yo me llevaría las de jamón que son las que les ponen en el cole. Aunque, fiel a mis ancestros, las he comprado para compararlas y evolucionar mi  propia pócima. Y he de decir que así han ganado en simpatía. Ahora mis croquetas son ovacionadas a la par que las del comedor del colegio. Así que, quizás no les borre.