¡Vintage, vintage!

En estos días de lluvia, la nostalgia parece que anima las ganas de vintage. El olor a pasado alegra los recuerdos que todos tenemos de algo que siempre vimos en un escaparate, en una tienda de época o en casa de la abuela, y que incluso nuestra madre heredó como una vieja lata de galletas, un jarrón de vidrio tallado o grabado o un bolso de fieltro y abalorios con boquilla metálica y cadenita plateada con el que jugamos a ser señoritas de otra época.

La moda vintage ha saltado del pasado al presente y se ha colado en nuestras casas y nuestras tiendas.  En Chamberí encontramos algunas.

  • DECORACIÓN VINTAGE

STUDIO DI MORATTA: inaugurada este veranito, esta preciosa tienda se codea con las mejores tabernas de la calle Ponzano, una de las más suculentas rutas de tapeo de Chamberí.  Lo mejor no es solo las propuestas en decoración vintage que ofrece, las cuales aúnan calidad, variedad, delicadeza  y gusto, sino que todos sus proveedores son españoles o europeos huyendo del habitual producto chino. Esta es la particular elección de su propietario para fomentar el consumo de buena manufactura  nacional y comunitario que no tiene por qué pasar por la producción asiática ni influir en el precio. Los de Studio di Moratta son precios muy competitivos.

studio di Moratta 2

Nos encantaron sus velas naturales  de Vila Hermanos –cerería centenaria de Valencia- de fragancia delicada, sin invadir el espacio olfativo del local. Esto es de agradecer porque los olores que desprenden muchas de las velas que asaltan las estanterías de otros lineales suelen ser agresivos y poco saludables. Una buena vela también contribuye a crear un espacio vintage.

C/ Ponzano, 32. 28003 Madrid

Tlf: 917865941

studio di Moratta 3

KAMIR: esta tiendecita concentra su gusto en los objetos vintage, retro y pop, y british que reúne en la categoría I love London de su bien surtida tienda on line.  Es una delicia descubrir cómo cualquier objeto cotidiano emana el espíritu vintage en sus bandejas, cajas, cojines, botellitas, bolsos, muebles auxiliare, escobillas de váter incluso o armarios tipo industrial como los que sirven para guardar las llaves simulando un viejo buzón postal.

kamir ok

Su variedad es inmensa porque hace tiempo empezó también a especializarse en el regalo original, vintage y retro y la  importación directa de artículos de toda Europa, principalmente ingleses.

C/ Eloy Gonzalo, 9, 28010 Madrid
Tlf: 914 48 19 40

botelllitas vintage en Kamircajas libro en Kamir

MASSI REGALOS:  No todo en ella es vintage pero sí parte de su propuesta dividida en gamas de colores. Desde pubs, mesitas auxiliares, cuadros, o bolsos, esta tienda es un lugar más donde recalar en nuestra búsqueda vintage.

Calle de Eloy Gonzalo, 35 28010 Madrid

bolso Massi

  • ROPA Y COMPLEMENTOS VINTAGE

EL RINCÓN DE TÍA JO: este pequeño y acogedor local de ropa y accesorios vintage, nuevos o reciclados es una encantadora joyita con solo unos meses de vida volcada a la caza y venta  de buenas prendas con una relación calidad-precio excelente. La selección, muy acertada, reúne tanto algunos modelos de diseñadores como Adolfo Domínguez, del cual nos encantó una cazadora marrón de piel y borrego por 40 euros, como otros más añejos, curiosos y fáciles de sacar partido con unos complementos adecuados. La vendedora, encantadora, pone la guinda a esta bombonera donde también se pueden encontrar fulares, pañuelos, sombreros, bolsos y zapatos. Todo con buen ojo.

C/ Fernández de los Ríos, 19  28015 Madrid

el rincón de tia jo

LULÚ LASAL: tienda de ropa, complementos y zapatería, Lulú Lasal está inundada de color  y mariposas, y aunque no todo está sacado del armario de la abuela, parte de lo que vende sí es de inspiración de época y retro. Sus preciosos maniquís de forja del escaparate ya nos dijeron hace años, cuando abrió, que esta tienda iba a ser diferente y es que se anticipó a una moda que hoy ha hecho mella. Una muestra son sus bonitos tocados que la dueña del local confecciona a medida si se lo pides.

diademadiadema y tocado

Nos encanta que de cada percha penda prácticamente un modelo diferente de vestidos, faldas, blusas, chaquetas… y es que su punto de diferenciación es variar al máximo las propuestas con pequeñas cantidades que Lulú Lasal renueva rápidamente. Además, los precios son contenidos y sus diseñadores, muy escogidos como Mina UK. Si te gusta la moda que nada tiene que ver con las franquicias como Mango o Zara, pásate por esa tienda mágica que siempre parece un campo en primavera.

Calle de Eloy Gonzalo, 21, 28010 Madrid
Tlf 914 45 84 95

lulu

FUCSIA VINTAGE: Ahora que la segunda mano también se ha puesto de moda, algo políticamente aceptado en cualquier ciudad británica, por ejemplo, tenemos en Chamberí una tienda de calidad con artículos de marca y escogidos –zapatos, bolsos, tocados, pañuelos, bisutería… -como es Fucsia Vintage. Por sus perchas pasan diseños de los años 50, 60, 70, 80 que hoy vuelven a cobrar actualidad pero también diseños más actuales que mientras unas han descatalogado de su fondo de armario, a otras pueden resultarnos interesantes como un precioso abrigo de lana color limón que el otro día lucía en su  escaparate. Y es que, recordemos, a veces  nos desprendemos de buenas prendas porque hemos cambiado de talla o de gusto pero no porque no sigan en buen estado o contínúen siendo bonitos. Y para quieres adoren el acto del shopping puro y duro, en Fucisa Vintage la sorpresa está asegurada, ya que, lógicamente, en una tienda como ésta, todo es diferente. Una tienda vintage auténtica a la vuelta de la esquina del castizo mercado de Chamberí.

Calle Viriato, 51. 28010 Madrid .  Tlf: 914462755

fucsia

Anuncios

Los nuevos de la calle Santa Engracia

¿Bye, Bye crisis? ¡Hello barrio! En sólo cuestión de unos meses estamos notando el florecimiento de nuevos negocios que surgen de las cenizas  que otros dejaron cuando las vacas se volvieron flacas. Eso nos pone contentas porque suponemos que los nuevos llegan tras husmear que el barrio se está recuperando. A sólo unos metros de distancia, tres nuestros establecimientos han abierto sus puertas en la madrileña calle Santa Engracia, en los aledaños de la boca de metro de Cuatro Caminos (salida a la calle Maudes) que es también la zona del cole de los niños. Así que, les damos la bienvenida  en lo que creemos una zona difícil pero necesitada de servicios porque apostamos por el efecto del contagio positivo. Y es que cuando un local planta bandera, otros nuevos se van sumando. Saben que entre todos se hace barrio y, por tanto, negocio.

Los nuevos de la calle Santa Engracia son la panadería Panes Selectos, en el número 154 de la calle -en un buen tramo donde faltaba el pan y la bollería-,  la tienda de té Teacup –al lado, haciendo esquina con la calle Maudes-, y el gimnasio Infinit Fitness, en Santa Engracia, 165, abierto las 24 horas todos los días del año, igual que los otros cuatro establecimientos de la franquicia, uno de ellos en Tetuán, en la calle Coruña, 15 (Azca).

Infinit Fitness

Gimnasio 24 horas Infinit Fitness, en la calle Santa Engracia, 165, en Madrid, metro Cuatro Caminos.

Este gimnasio íntimo y exclusivo, al cual se accede con la huella dactilar del socio, impartirá yoga, pilates, mantenimiento y clases para embarazadas en petit comité, ya que sus grupos no excederán de 5 personas. El centro deportivo, que cuenta con todas las máquinas más novedosas para el entrenamiento, equipos de cardio y fuerza de última generación con acceso a internet y televisión en todos los cardio con pantallas táctiles conectables a ipod, iphone…, no ha dudado en marcar la diferencia con el macrogimnasio low cost Altafit, en Bravo Murillo, 120, donde estuvo el cine Cristal, en Cuatro Caminos. Éste último, también es otro de los nuevos del barrio.

Teacup, la tienda del té en la calle Santa Engracia, 154, Madrid.

Teacup, la tienda del té en la calle Santa Engracia, 154, Madrid.

Esto mismo ha pasado en pocos meses en un tramo muy corto de la calle Modesto Lafuente donde consecutivamente han ido celebrando aperturas. En el número 49, se encuentra la tienda de alimentación La Huerta Ecológica -de la cual ya hemos hablado en otro post-, además del centro de estética Makillate donde también imparten cursos de maquillaje profesional, y el recientemente inaugurado Fitness 360º Life, con instalaciones deportivas en sus bajos con un horario continuado de 5 de la mañana a 12 de la noche.  Enfrente, donde antes hubo una agencia de viajes, inauguró antes del verano la tienda de accesorios y alimentación para mascotas Al Loro Mascotas, también con servicio de peluquería y spa canino, residencia y veterinaria. Y en la esquina de Modesto Lafuente con la calle Cristobal Bordiú, una nueva tienda de calzado barato y ropa, y la despampanante clínica dental QaqqariSeis negocios en pocos meses. Seis. ¿Esto se mueve?

Clínica dental Qaqqari, en la calle Modesto Lafuente, 45, Madrid.

Clínica dental Qaqqari, en la calle Modesto Lafuente, 45, Madrid.

Yellow Tomate: fotos de autor en Chamberí

Chamberí tiene magia, por eso resulta muy fácil perderse entre sus calles, en eterno movimiento, con locales que se reinventan o inventan ideas para atraer a esa clientela con ganas de novedades. Como novedosa, original y preciosa nos resultó una pequeña galería fotográfica –pero más que suficiente- llamada Yellow Tomate, en la calle Guzmán el Bueno 63 (Madrid) algo que creemos tiene una cabida más que justificada y necesaria en la oferta madrileña. Con precios asequibles, estas fotos no tienen nada que ver con las multirreplicadísimas de Ikea, ni en originalidad ni en calidad, teniendo en cuenta que son edición limitada y no meros posters.

Si sois de los que os intimidan las galerías de arte, Yellow Tomate produce justamente un deseo inmediato de entrar a cotillear sus fotografías frescas, sugerentes, variadas, impecablemente cuidadas y con un colorido espectacular, todas ejecutadas por su propietario, el fotógrafo Javier Aramburu. Su lenguaje resultó ser, en gran medida, también el nuestro ya que nos rendimos enseguida a los pies de su chica japonesa de flequillo negrísimo, el desnudo de una sutil pelirroja multiplicada en blanco y negro como en un espejo  y un bodegón de peces que parecían yacer sobre el muelle de un puerto en vez del lienzo de donde pendían. Su foto de la Gran Vía madrileña, sencillamente, exquisita. Con una mirada particular sobre esta popularísima calle, aún siendo fácilmente reconocible, nos resultó enigmática.

japo

Parte de la brillantez de estas fotografías está en sus acabados. Como siempre, los detalles cuentan en los trabajos. Nos encantaron las fotos acabadas en laminado brillo, llamado “ultracristalino”, un nuevo sistema de impresión digital sobre panel -nos contó Javier- compuesto de aluminio y polietileno que consigue una imagen increíblemente luminosa y gran calidad del color, nitidez y volumen. También interesante el acabado en metracrilato, aunque, según el gusto de cada cual, se puede elegir una determinada imagen también en un enmarcado clásico con passepartout. Los mismos acabados servirían para nuestras propias fotografías si las quisiéramos imprimir en Yellow Tomate con acabados  profesionales en papel fotográfico profesional en lugar de tintas UV o impresión directa, una posibilidad a tener en cuenta si entre nuestras fotos caseras o amataeur destaca especialmente alguna y buscamos para ella un rinconcito de gloria en casa o como regalo.

yellow tomate

Entre samuráis, escenas de playas nostálgicas, selvas salvajes, mujeres misteriosas, imperios de aceras, ciudades de hormigón o neón, ensoñaciones, o callejuelas remotas, encontramos que esas fotografías podían muy bien ocupar un digno lugar en nuestra casa ya que su autor consiguió transmitirnos emociones y mucha vida. Larga vida a esta galería.

JETTY TOWER_0

Yellow Tomate: galería fotográfica de Javier Aramburu

C/ Guzmán el Bueno 63, Madrid

91 080 51 94

info@yellowtomate.com.

*Todas estas fotografías forman parte de la Galería Yellow Tomate de Javier Aramburu

Mercado de San Ildefonso: Malasaña inaugura su Street Market

Vamos a empezar por el final, o sea, por  el veredicto: NOS HA GUSTADO. El nuevo Mercado de San Ildefonso  de estética años 20, productos 100% españoles, ninguna franquicia pero sí algunos establecimientos ya con marca, camareros ataviados con la gorra castiza –genial-, 18 puestos “monoproducto”, 2 terrazas y una barra de show cooking y cocktails que ayer domingo  8 de junio fue inaugurado nos ha motivado  para volver aunque, algunos precios, como la bebida, nos parecieron un poquitín caros. Más asequible, el tapeo de sus variados puestos con una oferta muy acertada y surtida. Pasen y vean porque hay para todos.

En la esquina de la calle Fuencarral con Santa Bárbara, este nuevo mercado luminoso y de aire romántico no es una réplica del original creado en  1835. Sí una inspiración del que estuvo funcionando hasta 1970 y que fue el primer mercado cubierto de Madrid. De agradecer que, según entráramos, no encontráramos una franquicia. No por nada, hay alguna como Hamburguesa Nostra que nos encanta- sino porque en la variedad está el gusto. También que los productos fueran todos españoles algo que echamos de menos en el Mercado de San Miguel, más ecléctico.

Los coquetos puestos, de un par de metros de ancho cada uno, no son para acodarse cual barra de bar. Son para pedir y llevarse “la captura” a las mesas comunes que ocupan el centro de la sala de la primera planta, muy de tendencia. Vimos un puesto de marisco (con sus bogavantes, sus nécoras…), otro de gambas a la plancha servidas en cartucho, uno de ensaladas, otro de huevos servidos en diferentes preparaciones como los huevos rotos con chistorra, otro de croquetas (para freir en el momento ¡bien!),  uno de brochetas de carnes y pescados,  otro de conservas y ahumados, jamón ibérico de Arturo Sánchez, crepes y capuchino…  Y arriba, la barra más cañalla, la de los cócteles y las demostraciones culinarias.

Probamos el puesto de Gancho y Directo (con un local en el Zoco de Pozuelo) y sus nuguets de pollo (5 euros/ 8 piezas) muy ricos, auténticamente de ave y bien empanados, donde también vendían aros de cebolla  y hamburguesas, todo hecho al momento y “para llevar”, take away, si así quieres, ya que te los sirven en un cubilete. Si prefieres comerlos allí, arriba hay sitio.  También probamos las ricas focaccine de queso Masdam (4,50) de Poncelet en su “Cheese Tavern”, en el hall de la entrada, y sus brochetas de queso con uvas (3,50€). Su puesto entra por los ojos. Mirad abajo la foto. Y, para terminar, el ala “operación bikini” nos decantamos también por  unos chupitos de gazpacho de remolacha con un toque de queso y pan que nos encantaron por su finura. Y con todo el equipaje –vinos, cervezas y zumo para los niños- nos fuimos a la terraza seguros de que no volveremos a encontrar allí sitio en todo el verano. Genial otro espacio chic en Madrid aunque no esté en Tetuán ni en Chamberí. Pero sí a un paso.

Mercado de San Ildefonso

Calle Fuencarral,  57. Madrid

Horario: 10:00 a 2:00 de la madrugada

Imagen

Puesto de Poncelet, la enseña quesera de Chamberí, en el Mercado de San Ildefonso, en el barrio de Malasaña

Imagen

Un gran neón anuncia el carácter de Street Market de este mercado callejero de 3 pisos, grandes ventanales y dos terrazas

sala de Mercado San Ildefonso

Zona común donde degustar los productos de sus 18 puestos especializados cada uno en un producto

Tiendas de jamón, bocatas ricos a mogollón

– Mamá, ¿qué tenemos de merienda?

– Uy, pues no me ha dado tiempo a prepararos nada.

Entonces se oye un:

-Joooo. ¡Pues cómpranos un bollo!

Y, claro, entre eso y un bocata de jamón… mejor el bocadillo ¿no?

Nutritivo bocadillo de jamón ibérico

Afortunadamente las tiendas jamoneras están de moda y en aumento poniéndonos el jamón en bandeja, en forma de bocadillos apilados en torre, en cucurucho para comerlo en picadillo, en pinchitos… Con más o menos aire gourmet, están sacando punta y provecho al más nacional e internacional de nuestros bocadillos patrios y a la típica merienda de emergencia que a veces hemos improvisado en la tienda de ultramarinos más cercana o el mercado, donde, en un pis pas, te montaban un bocadillo de jamón.

Las nuevas jamonerías suben el listón con una presencia impoluta y una buena selección porque para eso España es rica de esta delicia, más saludable, si procede del exquisito cerdo ibérico de bellota. Su grasa contiene más del 55% de ácido oleico (monoinsaturado), contenido oleico sólo superado por el aceite de oliva, así que, que los niños no la quiten del bocadillo.

jamon-iberico-enrique-tomas

  • En Cuatro Caminos (Tetuán), justo al lado de Carrefour, Enrique Tomás ha plantado su tienda del jamón con un mostrador directo a la calle y otro con acceso desde el supermercado. Este empresario, que en Barcelona inauguró este año Jamón Experience, el centro más grande de España dedicado a instruir sobre la cría del cerdo, la producción del jamón y su cata -tipo museo- tiene más de 50 tiendas jamoneras en Cataluña y planea una veintena en Madrid. Además de bocadillos, tacos de picadillo, chicharrones, loncheados, jamones, of course…

conos de jamón de Enrique Tomás Take Away

  • En la calle Fuencarral, 156, a dos pasos de Quevedo, en Chamberí, Viandas de Salamanca es un ejemplo del tipo de tiendas jamoneras a las que me refiero y donde recalar no solo para un bocadillo. Tienen “el mejor producto de cada fabricante” ofreciendo una selección entre la inmensa producción charcutera que existe en Salamanca. Con tiendas en otras ciudades también, venden por internet. Muy rico su farinato hecho con pan, pimentón, grasa de cerdo, cebolla y anises para comer vuelta y vuelta como la morcilla que también venden.

Imagen

  • En plan gourmet, en la misma calle Fuencarral, 106, al otro lado de la glorieta de Bilbao, también en Chamberí, abrió hace no mucho la tienda Beher con productos ibéricos de Gujuelo, (Salamanca) entre ellos el jamón ibérico puro. Tienen varios premios nacionales e internacionales, nos cuentan, como 16 medallas de Oro, 2 de Plata y 1 de Bronce.  Además ha ganado tres veces el premio al «mejor jamón ibérico del mundo», la última vez en 2013, que otorga la Feria IFFA, de Frankfurt, el certamen europeo más importante de la especialidad. Oferta loncheados a cuchillos ya envasados y a máquina, y hornazo, algo muy fácil de llevarse a casa para que los niños y el padre lo devoren rápidamente. Porque, aviso, si no estás atenta, te quedas sin nada.

Imagen

Mercerías, los grandes tesoros del barrio

Las mercerías de Madrid son hoy uno de los grandes tesoros que guardan los barrios. Resulta ya dificilísimo encontrarlas y además quedan pocos en regentarlas con profesionalidad. Quizás influya que cada vez le damos  menos a la aguja y por eso han ido mermando. Pero en muchas se encuentran herramientas mágicas como las coderas o las rodilleras para resolver agujeros inoportunos, agujas que no se doblan como las de los chinos, pasamanería de fantasía, hilos de calidad, gomas, lazos de algodón o raso, un sinfín de soluciones para enmendar cosas cotidianas  o poner imaginación a las labores.

EN TETUÁN

  • La Mercería San Miguel de la calle Hernani, 16, en Tetuán, es la típica mercería de barrio que lleva toda la vida vendiendo, lo cual se aprecia en el local, inmutable, con su mostrador de madera, abarrotado, igual que el escaparate. Además de artículos de mercería y lencería, venden uniformes de colegio, tienen continuamente ofertas, y si algo no lo encuentras, encárgalo que te lo traen. Como el mercado de  Maravillas está a un paso, tienen todo tipo de clientas, por eso su oferta se adapta a ellas.
  • Mercería – Lencería Caprichos, en la calle Ávila, 15), muy cerca de la Avenida del General Perón, es otra de las que surten esta manzana de Tetuán.
  • Veterana como pocas es la Mercería Genoveva, en General Moscardó, 39, casi en la esquina con la Avenida del General Perón (zona Orense). Le avalan sus décadas de oficio y un gran surtido de productos.
  • Más reciente en el barrio, La Mercería de Chamberí, en plena calle Santa Engracia, 173 -a dos pasos de Cuatro Caminos, en Tetuán y a la vuelta del colegio El Porvenir. donde antes  se encontraba la colchonería Chicharro –legendaria y centenaria en la zona- han inaugurado esta mercería  bastante surtida  y aires de continuidad. Ojalá dure tanto como las otras veteranas.

hilos

EN CHAMBERÍ

  • Otro establecimiento estupendo es la Mercería Lencería M&E, en  la calle Alonso Cano, 77, en Chamberí. Vale la pena acercarse hasta esta tienda profesional y entrañable siempre al día tanto en surtido, tendencias, calidad y tallas. Desde un botón, a una cremallera, medias, sujetadores o pijamas, M&E es la típica mercería de barrio que congrega ya que tienen de todo y si no, te lo piden. Abre de lunes a viernes de 10:00 a 14:00 y de 17:00 a 20:00 horas, y también los sábados.
  • En la misma línea que la anterior, la Mercería Castillo, en la calle García de Paredes, 46, en Chamberí, a un paso del castizo Mercado de Chamberí. Mucha variedad de productos, vocación de servicio y  profesionalidad.

mercería

  • Con carácter propio, El botón de Oro, en la calle Juan de Austria, 33, en pleno barrio de Iglesia, en Chamberí. Esta mercería es una maravilla que no sé si estará en las guías turísticas ya que se conserva intacta, con frescos en paredes y techos, y cajones de madera que llegan hasta arriba donde guardan hilos, botones -muchos botones-, broches antiguos, abalorios, collares… Es todo un clásico que afortunadamente, cansados de tanto estilismo moderno, ha conseguido sobrevivir con su decorado vetusto tan castizo gracias a la calidad y cantidad de todo lo que El botón de Oro sigue vendiendo. Ojalá que por mucho tiempo. ¡A su salud!

mercería botón de oro con cajones y frescos

Sandía Project, mercería creativa

Yo pensaba que costura creativa es lo que nos ponen a las madres a hacer en el colegio para nuestros angelitos: disfraces, túnicas de graduación, más disfraces para la fiesta de fin de cole, manualidades familiares para empatizar con nuestros hijos… Pero la cosa da mucho de sí. Me refiero a que hay un mundo interesante que se esconde tras las puertas de las mercerías creativas que yo desconocía hasta que me topé, cogiendo un atajo en el barrio de la Chamberí, con Sandía Project, una “mercería creativa.

Así de pronto, viendo el rótulo pensé: esto suena a informática. Pero no. Entras y es un lugar maravilloso –escondido también porque está en la  estrecha calle Vargas, 14, a un paso de la calle Bretón de los Herreros- donde te recibe una amabilísima chica llamada Karina,  venezolana y española afincada en Madrid. E informática. ¡Ahí di en el clavo! Me contó que la sandía representaba a su tierra, la alegría, su  infancia y la creatividad la cual, si tú no la tienes, ella está dispuesta a fomentártela a través de sus talleres mensuales y materiales tan dispares como “el trapillo”, para mí un desconocido. Resulta que es como una lana gorda, pero no es lana sino trapo, tela, que con la ayuda de un superganchillo, un ganchillo muy gordo, se hacen cestas, bolsos… Es chulísimo. Pero si te va la lana y el hilo normales, también tienen. Para entender de qué va, mejor seguir su facebook donde publica también las novedades sobre talleres, nuevos materiales que van entrando en la tienda, ideas de diseños…

En Sandía Project podemos encontrar también papelitos, pegatinas, sellos, tintas, cintas vintage, telas adhesivas, cartulinas, papeles, troqueles, washitapes (cinta de celo japonés estampada) y demás materiales para hacer Scrapbooking. Con esta técnica puedes desarrollar tu creatividad haciéndote tus propias tarjetas de felicitación, álbumes de fotos muy monos y personalizados, marcos de fotos… lo que te dé de sí el coco. Esto me encantó también porque te ayuda a convertirte en una pequeña encuadernadora. Para desarrollar ésta y otras técnicas, Sandía Project tiene kits con todo lo necesario. Y si lo tuyo es coser (lo mío no) tienen talleres de costura creativa con sus maquinitas de coser y todo. Es un lugar para soñar sin duda hecho con los sueños e ilusión de una joven mamá emprendedora que se ganó mi simpatía y admiración.

Si todo esto te parece interesante, es lo que buscabas, pero ir a Sandía Project te va fatal, su tienda on line te lo pone fácil para adquirir cualquiera de los materiales que necesites de mercería o papelería. Envían tanto a Madrid como a al resto de la península pudiendo elegir entre dos tarifas de envío, una más urgente (24 horas/ 4,95€) y otra más económica (72 horas/3,95€). ¡Bon vogage!

Sandía Project: calle Vargas, 14. Madrid (Chamberí), metro Rios Rosas y Alonso Cano  www.sandiaproject.com

mercería creativa Sandía Project

Esta es la mercería creativa Sandía Project, un espacio agradable y creativo en Chamberí donde desarrollar la imaginación

taller de manualidades

Taller de manualidades y costura creativa en Sandía Project

scrapbooking

Scrapbooking es una técnica que te permite personalizar cubiertas de libros, álbumes de fotos, marcos o tarjetas, con papeles de distintos diseños combinándolos con filigranas, cintas, adhesivos, un sinfín de materiales curiosos como si fueras un profesional de la encuadernación

La Huerta Ecológica de Modesto Lafuente, 49

Me encantan las sorpresas. Me gustan de cualquier tipo: en forma de cajita envuelta con lazo en una fecha concreta, o ésas con las que te topas  en momentos insólitos, como cuando vuelves del baño,  en pijama y a punto de meterte en la cama, y alguien te ha dejado un detalle sorpresa sobre la mesilla de noche o sobre la almohada. Me gustan las llamadas inesperadas de alguna amiga olvidadiza y olvidada que hace tiempo que no esperabas y la alegre sorpresa de que algo que pensabas que ya no tenía solución, encuentra una solución mágica.

Otro tipo de sorpresa me la llevé hace unos días cogiendo un atajo. Merodeando, cambiando de camino y optando por una callecita alternativa de camino de El Corte Inglés de Castellana, me topé en Modesto Lafuente 49 -enfrente del restaurante Chifa– con una pequeña tienda ecológica de barrio llamada La Huerta Ecológica. A esas horas, ya cansada y sin merienda aún para los niños, la caja de manzanas que vislumbré desde el escaparate me pareció un tesoro. ¡Ya tenía la merienda! ¡Manzanas de la huerta!  Y además había naranjas, mandarinas (“ponme medio kilo, por favor, y seis manzanas Golden que ésas sí se las van a poder comer con piel”).

cartel de la huerta ecológicafachada de la huerta ecológica

Así que picoteé  -para probar- y triunfé en casa porque todo estaba riquísimo. Los tomates, ni os cuento. Eran ¡tomates!, con eso lo digo todo. También tenían legumbre ecológica a granel,  berenjenas, acelgas, patatas,  zanahorias, cebollas, brécol,  la super de moda col kale -considerada un superalimento-, y limones para los flanes de limón con nata que hago, que cuando pongo la cáscara a macerar y sé que no es ecológica y lleva sus cosillas, miedo me da pensar que luego nos lo comemos. Que yo soy de pueblo y sé de dónde vienen las cosas. Nada como verdura y fruta sin pesticidas, como las del huerto de mis padres y de mis abuelos cuando vivían.

manzanas golden

Pero además, una grata sorpresa más. En La Huerta Ecológica también puedes encontrar pan fresco y bio del bueno de La Magdalena de Proust. Un lujazo de pan hecho con masa madre, más digestivo, y con distintas harinas, como la de espelta. La Magdalena de Proust es un obrador madrileño de pan ecológico hecho con materias primas de origen ecológico certificado. Si habéis ido a Biocultura alguna vez, seguro que os suena.

foto pan

Con sabor, muy bien de precio y nada abusiva  esta “huerta de barrio” donde se puede encargar la compra o cestas para enviar a casa. Y una chica muy maja vendiendo. Y es que, no nos damos cuenta, pero no hay mejor snack para nosotros y los niños que una pieza de fruta fresca y ecológica y de temporada. Así deberían ser todas las frutas de España o muchas más de las que son. Tienen mala fama por precio -¿y por qué la que lleva pesticidas no?-. En El Corte Inglés, la fruta de Carabaña, convencional, o sea ,con fus fus pero rica, que vende un señor con mono en un puesto, costaba lo mismo que en esta tiendecita toda esta fruta rica, ecológica, sin pesticidas y con el origen de su procedencia, algo fundamental. Toda nacional. Y he de decir que el kilo estaba igual o casi igual que en el chino de bajo casa o ciertas fruterías gourmet.

Así que, siempre que puedo me compro algo eco y se lo compro a los niños para fortalecer sus defensas en vez de sobres de cromos de esos que olvidan apenas abren. Cuestión de prioridades. Cuantas más tiendas ecológicas de barrio haya, más calará la necesitad de fruta y verdura ricas y sin pesticidas ni herbicidas. Y normalizaremos entre todos su cultivo y su precio. Así ganamos todos.

calabacín

La huerta ecológica: calle Modesto Lafuente, 49. Madrid.

Tlf: 911 39 29 45

Metro: Nuevos Ministerios (L6)  Rios Rosas y Cuatro Caminos (L1), salida a calle Maudes.