MadrEAT vuelve a Azca este fin de semana con su street food

No os lo contamos, pero estuvimos, y nos chupamos los dedos. En la primera edición, en la segunda…y ahora vamos de nuevo a repetir este viernes 16 de enero en MadrEAT, el primer evento de comida callejera  (Street Food) que más pita en Madrid y que en esta tercera edición se celebrará durante 3 días. Ésta de Tetuán que escribe hoy, pero también mi compañera de blog de Chamberí, estamos más que contentas porque nos lo han puesto en Azca, a un tiro de piedra de casa, con acceso desde el Paseo de la Castellana, 89.

madrata ok

Pero para los que sean “de coche” pueden venir a tapear entre sus 45 camioncitos de comida estupenda, o foodtrucks, aparcando 3 horas gratis en el Parking del Centro Comercial Moda Shopping. La entrada al recinto donde se seguirá celebrando MadrEAT una vez al mes seguirá siendo gratuita para todos. El único cambio con respecto a las primeras ediciones son estos ajustes durante los meses de frío: viernes 16  y domingo 18 de 12:00h a 18:00 h, y sábado17  hasta las 19:00 horas.

aza

El plan, desde todos los puntos de vista, tiene muy buena pinta. Volveremos a cambiar la caña y la tapa en el barrio por este tipo de acampada gastronómica en Azca al aire libre., ideal para  probar lo nuevo que se cuece en nuestros restaurantes de la capital. U otros más lejanos, como el simpático Café Racer, de origen francés y afincado en Cataluña donde nos comimos una riquísima pizza.

café racer

¿Y allí qué se come?

La pregunta es ¿qué no se come? El gancho de los camioncitos de comida, foodtrucks, es que despachan desde hamburguesas con pedigrí a hotdogs alternativos, pero también pizzas al horno, como en la mismísima pizzería, rolls o empanada gallega. Pero también guisos tradicionales como unas migas del pastor, unos garbanzos en pepitoria o unas albóndigas tunecinas. Es como un gran mercado al abierto para probar y aprender sobre especialidades autóctonas y de otros lugares, o cocinas de autor y con estrella Michelín como la del chef Luis Arévalo, del restaurante japo-peurano Kena, y Ricardo Sanz de Kabuki, ambos en Madrid. 

Pollo al curry del restaurante madrileño Kabuki

Pollo al curry del restaurante madrileño Kabuki con foodtruck en MadrEAT

bocata

Además en MadrEAT pudimos codearnos con foodtrucks  de restaurantes del barrio. Uno  fue el de Goiko Grill (General Perón, 16, Madrid) también con locales en María de Molina, 16 y Conde de Peñalver, 4. Esta hamburguesería de calidad despacha carne 100% española y fresca en formato hamburguesa imaginativa y riquísima bautizadas como LA PIGMA (con huevo frito, bacon, queso americano y salsa Maho Goiko),  ELVIS (Inspirada en el sandwich preferido de Elvis con plátano dorado, bacon y mantequilla de cacahuete) o VOLKSBURGER (con carne de butifarra-alemanizada, mostaza especial y chucrut). Esto por poner un ejemplo aunque también los veganos tienen su hueco (enhorabuena) con una versión vegetariana en hamburguesa.

Goiko Grill

Otro vecino presente, y además uno de los que ha organizado este tinglado junto a otros cocineros, fue Chifa (que repite en esta edición), del chef Estanis Carenzo, con sus empanaditas de pollo y cuitlacoche, tortas vietnamitas de cerdo cocido en horno de leña y sopa de miso con maíz. Toda una representación de la cocina fusión de América y Asia del restaurante que seguro que os suena por sus locales en Chamberí: Chifa (C/ Modesto Lafuente, 64), Sudestada (C/Ponzano, 85) y PICSA (C/Ponzano, 76, pizzería argentina inaugurada el año pasado. También presente, Tretenori (C/ Costa Rica, 9), de Ángelo Marino, el chef del chamberilero Mercato Ballaró (C/ Santa Engracia, 24 )  con su piadina con porchetta y sus linguini con berberechos.

chifa

Una  bendición más que añadir a MadrEAT es que es un plan estupendo para salir con niños en la capital. Porque si lo de picotear de camión en camión tiene su gracia, también el relax que implica comer en medio del parque de Azca a modo picnic. Seguro que cada uno encontrará una ruta para comer a su medida entre tanta maravilla.

azaca2

madreat

La Huerta Ecológica de Modesto Lafuente, 49

Me encantan las sorpresas. Me gustan de cualquier tipo: en forma de cajita envuelta con lazo en una fecha concreta, o ésas con las que te topas  en momentos insólitos, como cuando vuelves del baño,  en pijama y a punto de meterte en la cama, y alguien te ha dejado un detalle sorpresa sobre la mesilla de noche o sobre la almohada. Me gustan las llamadas inesperadas de alguna amiga olvidadiza y olvidada que hace tiempo que no esperabas y la alegre sorpresa de que algo que pensabas que ya no tenía solución, encuentra una solución mágica.

Otro tipo de sorpresa me la llevé hace unos días cogiendo un atajo. Merodeando, cambiando de camino y optando por una callecita alternativa de camino de El Corte Inglés de Castellana, me topé en Modesto Lafuente 49 -enfrente del restaurante Chifa– con una pequeña tienda ecológica de barrio llamada La Huerta Ecológica. A esas horas, ya cansada y sin merienda aún para los niños, la caja de manzanas que vislumbré desde el escaparate me pareció un tesoro. ¡Ya tenía la merienda! ¡Manzanas de la huerta!  Y además había naranjas, mandarinas (“ponme medio kilo, por favor, y seis manzanas Golden que ésas sí se las van a poder comer con piel”).

cartel de la huerta ecológicafachada de la huerta ecológica

Así que picoteé  -para probar- y triunfé en casa porque todo estaba riquísimo. Los tomates, ni os cuento. Eran ¡tomates!, con eso lo digo todo. También tenían legumbre ecológica a granel,  berenjenas, acelgas, patatas,  zanahorias, cebollas, brécol,  la super de moda col kale -considerada un superalimento-, y limones para los flanes de limón con nata que hago, que cuando pongo la cáscara a macerar y sé que no es ecológica y lleva sus cosillas, miedo me da pensar que luego nos lo comemos. Que yo soy de pueblo y sé de dónde vienen las cosas. Nada como verdura y fruta sin pesticidas, como las del huerto de mis padres y de mis abuelos cuando vivían.

manzanas golden

Pero además, una grata sorpresa más. En La Huerta Ecológica también puedes encontrar pan fresco y bio del bueno de La Magdalena de Proust. Un lujazo de pan hecho con masa madre, más digestivo, y con distintas harinas, como la de espelta. La Magdalena de Proust es un obrador madrileño de pan ecológico hecho con materias primas de origen ecológico certificado. Si habéis ido a Biocultura alguna vez, seguro que os suena.

foto pan

Con sabor, muy bien de precio y nada abusiva  esta “huerta de barrio” donde se puede encargar la compra o cestas para enviar a casa. Y una chica muy maja vendiendo. Y es que, no nos damos cuenta, pero no hay mejor snack para nosotros y los niños que una pieza de fruta fresca y ecológica y de temporada. Así deberían ser todas las frutas de España o muchas más de las que son. Tienen mala fama por precio -¿y por qué la que lleva pesticidas no?-. En El Corte Inglés, la fruta de Carabaña, convencional, o sea ,con fus fus pero rica, que vende un señor con mono en un puesto, costaba lo mismo que en esta tiendecita toda esta fruta rica, ecológica, sin pesticidas y con el origen de su procedencia, algo fundamental. Toda nacional. Y he de decir que el kilo estaba igual o casi igual que en el chino de bajo casa o ciertas fruterías gourmet.

Así que, siempre que puedo me compro algo eco y se lo compro a los niños para fortalecer sus defensas en vez de sobres de cromos de esos que olvidan apenas abren. Cuestión de prioridades. Cuantas más tiendas ecológicas de barrio haya, más calará la necesitad de fruta y verdura ricas y sin pesticidas ni herbicidas. Y normalizaremos entre todos su cultivo y su precio. Así ganamos todos.

calabacín

La huerta ecológica: calle Modesto Lafuente, 49. Madrid.

Tlf: 911 39 29 45

Metro: Nuevos Ministerios (L6)  Rios Rosas y Cuatro Caminos (L1), salida a calle Maudes.