Educación y Sanidad no informan en la Semana de la Educación de los riesgos para los niños de la tecnología inalámbrica

Se habla de mejorar el sistema educativo, de los problemas asociados al aprendizaje de los niños y jóvenes, se habla de acoso escolar como granes temas a resolver pero se oculta a colegios, profesores  y padres los riesgos para la salud que pueden acarrear el uso extensivo de wifis en la aulas. Quien lo denuncia, en esta ocasión es la plataforma estatal contra la contaminación electromagnética (PECCEM) que en su web ha colgado un comunicado de prensa pidiendo campañas informativas al Ministerio de Educación y de Sanidad para dar a conocer las medidas de precaución lanzadas por el Consejo de Europa

“Desde la PECCEM denunciamos ante la opinión pública la continuada desinformación que año tras año, se mantiene sobre los riesgos para la salud asociados al uso de dispositivos móviles e inalámbricos, y sobre cómo minimizarlos. Una vez más pedimos a las administraciones públicas que sigan las recomendaciones proteccionistas del Parlamento Europeo, la Agencia Europea de Medio Ambiente y el Consejo de Europa, poniendo en marcha con carácter urgente actuaciones dirigidas a los sectores más vulnerables de la población (infanto-juvenil, embarazadas, personas de avanzada edad o con enfermedades crónicas) y a los espacios sensibles (guarderías y centros escolares, hospitales y centros de salud, residencias de la tercera edad, parques infantiles), en la línea de las mociones aprobadas por los ayuntamientos de L´Hospitalet del Llobregat (1), y Tarragona (2). Resaltar que las medidas aprobadas por el Ayuntamiento de Tarragona para proteger a la población de la contaminación electromagnética están incluidas en un ambicioso e innovador “plan de rescate ciudadano frente a la contaminación ambiental”.

Prosigue el comunicado que lamenta que el Instituto Nacional de Tecnologías Educativas y Formación del Profesorado, así como al Instituto de la Juventud, colaboradores de este evento, desestimen hacer”campañas de información dirigidas a padres, profesorado y niños para advertir de los riesgos del uso de los teléfonos móviles y de otros dispositivos que emiten microondas”, en la línea de las recomendaciones de la Sociedad Española de Protección Radiológica tal y como ya ha recomendado en el 2011 realizar a los Ministerios de Sanidad, Educación y Medio Ambiente la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, en su Resolución 1815, “los peligros potenciales de los campos electromagnéticos y sus efectos en el medio ambiente”.

Y es que, aunque muchos lo ignoran, tal y como hemos venido advirtiendo este blog, las recomendaciones vertidas sobre el tema son muchas aunque una de las excusas para no seguirlas es que aún no hay consenso científico. No, aún no. Pero sí hay muchas evidencias contundentes por las que los expertos piden extremar la cautela con esta tecnología. Sobre esto, hace también un comentario el comunicado de la PECCEM.

Dicha Asamblea “lamenta la falta de respuesta a los riesgos ambientales y sanitarios conocidos o emergentes y los retrasos casi sistemáticos en la adopción y aplicación de medidas preventivas eficaces a pesar de las peticiones de aplicación del principio de precaución y de todas las recomendaciones, declaraciones y numerosos avances normativos y legislativos” (este es el caso de la ley aprobada el año pasado en Francia que prohíbe el Wi-Fi en las guarderías francesas). “Esperar a tener pruebas científicas y clínicas sólidas antes de tomar medidas para prevenir los riesgos conocidos puede provocar unos costes sanitarios y económicos muy elevados, como fue el caso en el pasado con el amianto, la gasolina con plomo o el tabaco”. En este marco, queremos resaltar los múltiples posicionamientos proteccionistas de organismos oficiales sanitarios y de protección radiológica a escala mundial (5)

Irresponsable política de digitalización inalámbrica de las aulas

Y es que desde este blog denunciamos la nula información que tienen muchos centros escolares escolares sobre estos riesgos. Y  los que sí están al corriente, es escaso interés que ponen para elegir alternativas seguras como el cable o la fibra óptica en las aulas en vez del wifi que se está usando como herramienta de venta para vender colegios conectados, colegios digitalizados, colegios avanzados, colegios innovadores pero NO COLEGIO SEGUROS. Creemos que va contra los derechos de niños y padres no tener alternativa para elegir  colegios sin wifi, como opción segura para  nuestros hijos. Internet sí, wifi no.

En este sentido, exigimos a los Ministerios de Educación, Cultura y Deporte, y de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, que garanticen la aplicación del Principio de Precaución de la Ley de Sanidad (6), de obligado cumplimiento para las administraciones públicas, y prioricen la defensa de los intereses de la población escolar frente a las posibles presiones del lobby de la industria de la telecomunicación que defiende sus grandes expectativas de negocio en el ámbito educativo. Queremos trasladar nuestra gran preocupación por el hecho de que la población infantil y juvenil se exponga a radiaciones electromagnéticas de radiofrecuencias a edades cada vez más tempranas y de una manera más intensiva, siendo esto favorecido por la implantación sistemática de dispositivos móviles como herramientas pedagógicas en los centros escolares, fruto de una irresponsable política de digitalización inalámbrica de las aulas.

Llamamiento internacional a la OMS, la ONU y UE

Para terminar la PECCEM critica la  “indiferencia institucional ” mostrada ante el  manifiesto internacional suscrito por científicos independientes de la industria de telecomunicaciones que instan a  la protección urgente de la población, muy especialmente de los niños, frente a la exposición a campos electromagnéticos de antenas de telefonía, wifi, teléfonos móviles e inalámbricos, contadores inteligentes, monitores inalámbricos para bebés y aparatos de tecnología similar, así como de aquellas infraestructuras utilizadas para la distribución de electricidad.

Este último llamamiento fue realizado a la OMS, a la ONU y a sus países miembros, por más de 200 científicos especializados en bioelectromagnetismo con más de 2000 publicaciones en la materia, científicos de la talla de Yuri Grigoriev, máximo responsable del Comité Nacional Ruso para la Protección Contra las Radiaciones no Ionizantes.

En este enlace podéis acceder al vídeo que ha facilitado esta comunidad científica.

En nuestro colegio El Porvenir, en Madrid, no solo estamos preocupados por la subestación. También muchos somos conscientes de los riesgos de tener wifi en todo el colegio,  un riesgo no inferior al de la subestación. Deberíamos valorarlo y pensar en una alternativa segura sin renunciar a internet en las aulas. Los niños son lo primero. ¿O no?

 

 

Anuncios

Salud ambiental en tu escuela

Mi socia de blog me acaba de girar un mail de unas mamás amigas simpatizantes de nuestra iniciativa aludiendo a una interesante campaña nacional sobre salud y niños en los colegios. La campaña informativa se llama SALUD AMBIENTAL EN LA ESCUELA y la coordina la Fundación Vivo Sano.  Los padres, profesores o colegios pueden contactar con esta fundación  para organizar una charla/ taller en su escuela de forma gratuita, sin costes para el centro,  a través de este formulario poniendo a su disposición un formador externo. El año pasado Vivo Sano ya lanzó una campaña sobre Hogar sin Tóxicos y Escuela sin Wifi ya que están especializados en la divulgación científica y médica sobre la influencia del medio ambiente en la salud. De su campaña Escuelas sin Wifi hemos hablado en este post.

Esta campaña de Salud Ambiental en la Escuela la hacen porque se pueden evitar muchas de las enfermedades ambientales actuales (como alergias, asma, alteraciones del comportamiento o desequilibrios hormonales) con buenos hábitos de vida y entornos saludables. El asma puede ser hereditaria pero puede ser también una enfermedad provocada por el medio ambiente. Los niños son más vulnerables a las sustancias y tóxicos de su entorno y están en pleno desarrollo, cuando sus sistemas se están formando. Por eso en la campaña pretenden  concienciar sobre la influencia del entorno en nuestra salud porque el 65% de las enfermedades pediátricas están originadas por la degradación y contaminación del medio ambiente, cita Vivo Sano, cuyo panel de expertos está compuesto por científicos y médicos, además de técnicos en medio ambiente.

Motores esenciales para que esta campaña gratuita llegue a los colegios madrileños, como los de Chamberí y Tetuán, son los AMPAS. Propónselo al tuyo. Seguro que puede haber padres y madres interesados en conocer más sobre esto.

folleto Salud ambiental en la escuela Por una vida más sana

No hace falta ser Einstein para ver el poco caso que se hace a estas cosas desde la Administración. Saben que los colorantes y conservantes en los productos para niños son malos, y los yogures de Danone siguen siendo de colores. En el sazonador de la paella advierte en la diminuta letra pequeña de su etiqueta que al ser un colorante no es recomendable para niños -porque entre otras cosas, puede producir hiperactividad- y ahí está campando.

Por no hablar de que las embarazadas no tendrían que usar cosméticos con ciertos ingredientes como los parabenos porque a través de torrente sanguíneo llegarán al feto. De hecho, los parabenos figuran entre las 1.300 sustancias cancerígenas que en julio de 2013 la UE mandó que los fabricantes quitaran de los cosméticos -25 de ellas presentes en los tintes algunas como el amoníaco y otras como los estirenos camufladas bajo el nombre “fragancia”- . Y ¿quién  advierte a las embarazadas y lactantes que eviten estas sustancias indeseables en su cuerpo porque afectarán a su hijo? En los países nórdicos lo hace la sanidad pública. Mis niños han mamado de biberones con Blisfenol A, contenido también en las tetinas de sus chupetes, y aunque estos los retiraron  en 2011 por iniciativa europea -me contó la farmacéutica que fue una retirada masiva y fulminante en las farmacias- mis niños, aunque no sean ya bebés, siguen teniendo Blisfenol A en cientos de envases de alimentos y, para empezar el día, en el cepiillo dental.

Salud ambiental en la escuela

Si pensáis que no lo sabéis todo sobre lo que nos rodea, echad un vistazo a esta campaña -incluimos documentación en el link- .Si las políticas actuales van por el camino que van, nadie nos va a advertir con toda la verdad en la mano, de los pequeños riesgos en nuestro entorno, en nuestra vida cotidiana. No es casual que el pan Bimbo anuncie con letras grandes en uno de sus envases que es 100% natural, no tiene conservantes y está hecho con masa madre. La bollería industrial que antes negaba la nocividad de conservantes, colorantes o grasas trans ahora resalta en su packaging que no los contienen, aunque  ciertas marcas sigan usándolos. No es que los fabricantes se preocupen de nuestra salud porque somos buena gente y les compramos, no. Es porque se han visto obligados por la legislación o porque cada vez somos más los que tenemos conciencia de que con la salud no se juega y ésta empieza por las cosas de comer.

No es casual tampoco que en el comedor de nuestro colegio, El Porvenir, los niños tengan en la dieta del menú ciertos productos de origen ecológico y otros que, aunque no lo sean, pertenezcan a marcas de mayor calidad que otras en el mercado. En esto tenemos suerte los padres y niños de este centro. Pero hay miles de cosas más que desconocemos sobre la salud ambiental y muchas, sabiéndose nocivas, están sin regular.

 

 

 

 

 

Tabletas seguras para niños

Si  en el último post hablamos del wifi en las escuelas, en éste hablaremos del uso de las tabletas en los colegios. Éste es un tema que pasa desapercibido para la opinión pública pero que, como padres, al menos, deberíamos conocer para poder defender nuestros derechos y la salud de nuestros hijos en su relación con el mundo de las tecnologías inalámbricas. En EEUU hay una asociación nacional que vela por el uso de la tecnología en niños llamada National Association for Children and Safe Technology (NACST) que instruye sobre el uso de tabletas de forma segura, incluido el iPad,al cual dedica una sección de lectura obligada.

La web de NACST es un gran descubrimiento. Centra toda su información en el   impacto que los móviles, wifis y tablets pueden tener en su salud explicándolo con detalle. 10 datos que los padres deberían saber como que los niños absorben más radiación que los adultos es más que suficiente para seguir su lectura. El punto octavo comenta que nadie está ofreciendo condiciones de seguridad para los niños y entre los países con medidas más proteccionistas para los menores, no consta España, mientras otros sí prohíben la venta de celulares a menores de 14 años, anunciarlos en las cadenas en horario infantil o restringir los routers inalámbricos en las escuelas, tal y como ha hecho Francia. 10 mitos sobre la inocuidad de la tecnología inalámbrica esgrime todas las razones por las que popularmente se resta credibilidad o importancia a las advertencias sobre el uso de la tecnología inalámbrica. El mito número 4 comenta la hipótesis de que si la tecnología inalámbrica no fuera segura, nuestro gobierno no la permitiría ni en las escuelas.

También para los profesores hay pautas como limitar el tiempo de uso de las pantallas si hay wifi en el colegio,  desconectar el router cuando no se usa, no permitir que los niños apoyen su portátil o tablet sobre el regazo o las piernas, ni móviles en las aulas. Además, muy importante, capacitar a los docentes para reconocer los síntomas que los CEM, las ondas electromagnéticas, pueden provocar en la salud de los niños. Pero la mejor, que no se instale wifi en las escuelas.

recomendacione wifi profesores

Los padres desconocemos las condiciones de seguridad más mínimas sobre el uso seguro de dispositivos como las tabletas, que, en el caso del iPad, puede tener hasta 5 antenas en su interior emitiendo radiación aunque el router no esté en modo wifi.

antenas en el iPad

Localización de las antenas e el iPad, a la derecha, y texto del manual donde lo advierte Apple, a la izquierda.

Por tanto, para evitar esta radiación innecesaria, aconsejan desconectar previamente el botón Wifi y botón Bluetooth, antes de dejar la tableta al niño, y activar el modo avión. Además seguir otros consejos útiles. Usar la tableta para navegar conectándose a internet mediante cable ethernet conectado a cualquier router o modem estándar. Para ello se necesitará un adaptador ethernet-USB, un adaptador de iPad USB y un hub USB activo. Lo explica en este vídeo.

 

 

Lamentablemente los fabricantes no mencionan esta información ni siquiera en las tabletas destinadas a los niños como la Boing. Que sea de colorines no quiere decir que su tecnología interna haya sido adaptada para el uso infantil. Es algo que tendríamos que exigirles, no solo nosotros como clientes sino también las asociaciones de consumidores como la OCU, algo que en otros países sí han logrado.

  • La primera exigencia es que hagan tabletas para niños con un SAR mínimo, ultra mínimo. El SAR o Tasa de Absorción Específica es la radiación que emite cada modelo de tableta o móvil -con diferencias notables entre algunos modelos- en su cercanía con la cabeza y el cuerpo.
  • Una más sería que el SAR para tabletas infantiles sea diferente del que se aplica a dispositivos inalámbricos para adultos ya que los niños absorben más radiación, por tanto son más sensibles, tal y como advierten los expertos.
  • Otra exigencia es que informen de forma visible de su SAR en el punto de venta para no comprar a ciegas. Igual que ponen la capacidad de memoria del dispositivo, que pongan el SAR.
  • Y otra más, que expliquen estos valores también en las características técnicas.
  • Además los colegios deberían directamente adquirir tabletas con cable en vez de la wifi para navegar por internet, mucho mejor, para hacer uso de esta tecnología de forma segura. Recordemos que la UE y la OMS desaconsejan el uso de la tecnología inalámbrica en niños y la misma Academia Americana de Pediatría que reconoció en agosto de 2013 la vulnerabilidad de los menores frente a los campos electromagnéticos y la necesidad de aumentar las investigaciones en la materia.

Pero las tabletas pueden radiar tanto o más que un móvil. No, no es lo mismo la baja tasa de SAR de un  smartphone Samsung S3 4 G (que en cabeza es de 0,244 W/Kg y en cuerpo de 0,237 W/Kg) que la alta tasa del Sony Xperia S, con un SAR del 1,31 W/Kg en cabeza y 1,07  W/Kg en cuerpo siendo su SAR específico 1,07  W/Kg. Pero si bien Samsung es uno de los fabricantes que ofrece más modelos de móviles con tasas moderadas de SAR,  no todos sus modelos, por lo que hay que ir mirando uno a uno.

Además hay que diferenciar entre el SAR que ofrece EEUU y el SAR que ofrece la UE a la hora de elegir un modelo. Las webs de tawkon.com y www.phonearena.com suelen proporcionar buenos datos sobre esto -la última, en sus fichas de móviles- características que obvian facilitar a sus clientes las telecos porque los móviles en España no muestran entre sus características técnicas su SAR de forma visible con sí hacen en Francia donde el SAR se llama DAS. Además si preguntáis en una tienda de telefonía española por el SAR de un móvil de un móvil o una tableta, o les sonará a chino, u os dirán sin más que no hay que preocuparse por el SAR.En España, esta información no es visible y te lían para que no resulte fácil de encontrar.

Pero, volviendo a las tabletas para niños, mejor ver este vídeo sencillo, una traducción de uno australiano de Escuelas Sin Wifi, sobre el uso de estos dispositivos y sus efectos en los niños. ¿Les resulta tan difícil a los fabricantes hacer tabletas seguras para los niños?

 

Escuelas sin Wifi: internet sólo por cable

¿Tienes wifi en casa? ¿Lo tienen tus hijos en el colegio? Entonces te interesará este post en el que queremos empezar por declarar que NOS GUSTA LO INALÁMBRICO. Pero, en el caso del wifi, nos inquieta la falta de información que circula entre los padres sobre éste y su uso en los colegios, así qué, sabiendo ya lo que sabemos, que no es tan bueno, LO INALÁMBRICO NOS GUSTA UN POCO MENOS.  En los últimos años la comunidad internacional ha lanzado advertencias sobre el uso del wifi en las escuelas pero las autoridades (Educación y Sanidad) tienen la boca cerrada. ¿Habéis visto alguna campaña informativa en los colegios o en los centros de salud españoles? De él NO nos cuentan nada aunque la información documental y  las recomendaciones científicas rebosan y abundan en el tema puntualizando que el wifi no es para los niños. Más adelante lo explicamos.

El wifi parece ser un instrumento de doble filo que llega a nuestros hogares, empresas y colegios sin folleto informativo, sin prospecto, sólo con la promesa de una buena cobertura inalámbrica que nos permitirá estar a la última en tecnología diciendo adiós a los incordiosos cables. No es que Movistar, Orange o Vodafone deban contarnos todas las verdades del wifi (sí las técnicas) pero sí el Ministerio de Sanidad debería explicarnos  cuáles son sus efectos en la salud -porque los tiene- y, ya que lo ponen en las escuelas, también el de Educación. En nuestros posts y en la categoría Zona Wifi damos acceso a varias informaciones sobre el tema recogidas por la prensa española.

El wifi no es cosa de niños

¿Pueden los bebés y niños estar cerca de un router? ¿A qué distancia? ¿Cuánto tiempo? ¿Es inocuo el wifi para los niños, las embarazadas, los ancianos, los enfermos de cualquier patología? ¿Tiene efectos secundarios, enfermedades asociadas o síntomas a corto o medio plazo?  ¿Nos indemnizarán si nos afecta un día? Porque los últimos descubrimientos arrojan datos como el que hace unos meses reveló un consultor de la Organización Mundial de la Salud, John Goldsmith, quien asegura que la radiación del wifi provoca el 47,7% de los abortos involuntarios, según recogía el diario económico español La Gaceta.También hay escuelas en Francia o Inglaterra que lo están quitando.

Un reportaje publicado en Interviú retrata esto y la lucha de los coles que no quieren wifi (enlazo a la revista y al reportaje recogido en las redes). También de ello dio cuenta al Gobierno el colectivo Escuela Sin Wifi en 2012, tal y como refleja este enlace a Ecologistas en Acción. En nuestra zona wifi, podéis leer varios documentos extraídos de la prensa relacionados con el wifi y la salud de los niños. Nuestro colegio, El Porvenir, lo tiene en todas las aulas de Primaria y creemos que también en el nuevo aulario aunque las pizarras digitales sí van por cable. Pero también muchos colegios de Tetuán y Chamberi han instalado el wifi algunos de los cuales tienen routers en las mismas aulas, wifi industriales que pueden tener mayor cobertura que los domésticos, incluso. ¿Están enterados los directores de los colegios de todas estas cosas o se las saltan?

Podríamos pensar que si el wifi está en todos los rincones de nuestra vida es porque es inocuo y apto para todos. Pero no es así a la luz de toda la información aparecida en prensa en los últimos años. El wifi no es para niños (ojo, tampoco los celulares). Tiene su público vulnerable, no puede estar todo el día encendido, menos por la noche, produce síntomas y, para más inri, si te ves afectado, o no le vas a echar la culpa al trasto, o, cuando preguntes al médico, no va a saber relacionarlo porque esas ondas que no se ven no figuran aún en su lista de posibles desencadenantes como el azúcar para los diabéticos. Aquí nadie sabe nada y los que lo saben, lo ignoran o no lo cuentan. Pero la información ésta ahí y es pública.

 

Principio de precaución y campañas de información

La  Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa  alertó de esto en 2011 y dijo que cuidado, que seamos precavidos, que los gobiernos informen a los ciudadanos de que el wifi tiene efectos en la salud que respaldan muchos estudios científicos independientes, no los pagados por las teleoperadoras que si te pueden colocar un wifi con 2 antenas en casa, mejor que el de una. De hecho, nos colocan directamente los de 2 antenas. El mio, de Orange, tiene 2 con un alcance de 200 metros cuando mi casa no mide ni la mitad. Pedí el de una. Imposible. Para ellos, mejor 2 sino, nada de router nuevo. Movistar le ha hecho lo mismo a mi cuñado. No hay opción B.

Esta recomendación de evitar el wifi en los niños viene avalada por la  Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), dependiente de la OMS y recomienda que NO DEBE ESTAR EN LAS ESCUELAS, EN LOS COLEGIOS, EN LOS HOSPITALES, donde hay público vulnerable.  Tal y como se expresa en la Resolución 1815, la UE pide a los gobiernos diseñar e implementar, en el ámbito de los diferentes ministerios (Educación, Medio Ambiente y Sanidad), campañas de información dirigidas a enseñantes, padres y madres y niños. Esto es a lo que me refería al principio del post.

Pero ¿sabemos los padres todo esto? La mayoría no. Como nosotras no lo sabíamos, igual que otros muchos padres, profesores y directores de centros educativos, compartimos con vosotros un par de vídeos muy sencillos y explicativos donde hablan del uso del wifi en los colegios.

El primero es un vídeo muy claro  sobre el tema con personas relevantes en España explicando cómo puede afectar el wifi a la salud de los niños en las escuelas. Está traducido por la Fundación Vivosano, promotora de la campaña Escuelas Sin Wifi que recoge  toda la información científica y legal sobre esto. Desde el inicio de la campaña ofrece charlas informativas a los padres que lo soliciten en sus colegios para que expertos en el tema expliquen todo esto.

El segundo  vídeo, también muy didáctico, aporta información científica, legal y técnica, algo de agradecer para no tener, de repente, que perderse en una marea informativa.Y este es un enlace a la página de Facebook de Escuelas Sin Wifi con información actualizada sobre el tema.

Estos vídeos, fundamentales para entender los entresijos de nuestro desconocido wifi, deberían pasarse entre todos los padres sin fobias ni prejuiciios. Nuestros hijos pueden aprender a programar o crear videojuegos y pueden seguir su camino de nativos tecnológicos sin rechazar los avances pero con plenas garantías de que no hay ningún wifi ni nada, por muy avanzado que nos digan, que pueda interferir en su salud y sus vidas. Hay muchas escuelas en España que se han pasado al cable o han exigido cablear algunas aulas o el centro entero.  Son las menos, sí, y las más informadas, también. Estas se han leído esa letra pequeña que a nosotros no nos cuentan.

¿Tiene el colegio de tu hijo wifi todo el día en el aula? ¿Dónde está el router: en el pasillo, en su misma clase? ¿A qué distancia de sus cuerpos? ¿Te ha pedido el colegio permiso para instalarlo? ¿Os han explicado todo lo que cuentan los vídeos? ¿Conoce el centro y los profesores todo esto? ¿Cuenta tu distrito con colegios libres de aulas con wifi o la única alternativa es que tu hijo estudie sin opción a internet por cable? ¿Estaría tu AMPA dispuesto a valorar esta información y la opción de Colegio sin Wifi al distribuir esta información?  ¿Apostaría por el cable si se planifica? ¿Temes que te traten de raro si abordas el tema? Nosotras estamos convencidas de que muchos padres acogerán esta información con interés y otros polemizarán pero para eso la ponemos en vuestras manos, para que todos los padres escojamos wifi en el colegio libremente. Hoy día el wifi es una imposición.

Ganas de chuches: Oomuombo en Chamberí y Tetuán

Si algo necesitamos hoy más que nunca es un dulce. Con todo el poderío de su dulzor, el frescor de su fruta, chocolate, crema, hierbas o regalices, y, mejor si todos los ingredientes son además naturales, o lo más cercano a esto. Los niños, expertos catadores de golosinas, nos vuelven a meter a los padres en el círculo de “ganas de chuches”. Pero, como somos nosotros los que damos importancia a la etiqueta, nos hemos puesto tiquismiquis y hemos fichado algunas chuches que nos parecen más sanas que otras.

En los VIPS de la calle Orense, 16 y 79, y en el de la calle Fuencarral 10, encontramos un corner de  nuestro particular paraíso de chuches para padres e hijos. Se llama Oomuombo. Tiene varias franquicias repartidas por Madrid. Una de las tiendas Oomuombo  está en la calle Fuencarral, 27, en Chamberí,  y a unos pasos de Chueca. En Tetuán tristemente no hay ninguna. Son golosinas naturales, que  no están manipuladas genéticamente, libres de grasas Trans y que no contienen colorantes artificiales. Además si eres celiaco o intolerante al gluten, si no puedes tomar leche, soja o algún fruto seco, puedes tener la tranquilidad de que cada chuche está claramente identificada según sus ingredientes alergénicos. Y, están de muerte.

Los amantes de las golosinas ultra ácidas tienen varias, como la botellita roja, la botellita verde (ambas sin gluten), los miniladrillos de colores y las cintas de regaliz rojo con polvos pica pica. También los fans de los regalices los tienen hasta salados. Su variedad es superior a la de cualquier otra marca con gratas sorpresas como las bolas de mermelada. Su calidad también destaca ya que las elaboran pequeños artesanos suecos muy seleccionados y cada uno experto en lo suyo. Pero los consumidores tradicionales seguirán encontrando los típicos plátanos de goma, corazones de fresa,  albaricoques y nubes. Vamos, que hay para todos.

Estas golosinas son suecas y allí se llaman godies.  Son tan populares entre los suecos que hasta tienen su propio día, el Lördagsgodis, el sábado, porque, hay tantas, que se producen más de 500 diferentes. También son muy famosas las holandesas, las belgas y las alemanas. En las tiendas Oomuombo todo se vende al mismo precio: chocolate, regaliz, gelatinas… Todo se puede mezclar. Los 100 gr salen a 1,80 €. Eso sí, hay que ir con prudencia mientras llenas la bolsa para luego no llevarte un susto. Pero este capricho familiar cumple perfectamente con nuestras ganas de chuches y la tranquilidad de los ingredientes.

Imagen

Imagen

ImagenImagen

Las ensaladas pueden crujir

 Mi trabajo me ha costado pero ahora en casa no podemos pasar sin ensalada. Sí, soy la envidia de la huerta, de mis amigas madres que ven cómo en cuanto una rodaja de tomate asoma por la puerta de la cocina, los niños tuercen el gesto con cara de asco. Los míos ponían las manos en aspa delante de su cara para esconderse de la lechuga con aceitunas que ponía en el centro de la mesa. El poder de las verduras es torturador para algunos angelitos. Por eso un día de primavera decidí cambiar las cosas y cocinar otro tipo de ensaladas que también han conquistado el paladar de nosotros, los adultos, ya que yo era de las de lechuga, tomate, cebolla y aceitunas y, cuando se me iba la cabeza, añadía atún, zanahoria, espinacas o pasas.

En primer lugar he descubierto que las ensaladas pueden saber a fresa. La misma idea sirve para las manzanas. Bien porque las tenga frescas en trocitos o deshidratas –uhmmm- o porque las sazones con un aliño con este sabor, más o menos avinagrado o más o menos dulzón. La fresa y la manzana quedan bonita en el plato, les resultan familiares y se ganan el olfato así que, anímaos a buscar un aliño de su gusto sin rechazar un aceite de oliva suave como el de sésamo. A los míos, los fuertes, les espantan pero ya sabemos que el de oliva virgen extra es el mejor.

También he descubierto que las ensaladas pueden crujir. Para mí ése ha sido un punto a favor. Tanta hoja blandita no divierte. Pero unos frutos secos, pipas, nueces, kikos, entretienen y animan la ensaladas. Cuando esto les capta la atención, ya puedes añadir más hierbajos y otros toques crujientes como trocitos de pan, jamón o beicon churruscado, por ejemplo. Aunque la ensalada para ser perfecta y digestiva debe tener hidratos de carbono complejos (arroz, legumbres, pan, patatas o pasta) que prolongan la sensación de saciedad y también debe tener proteínas (pescado, carne o huevos), yo ciertos ingredientes me los salto. Ya los añadiremos en la fase posterior, cuando no hagan ascos a las ensaladas. Si quieres poner huevos y se resisten a ellos, añadidlos de codorniz cocidos y enteros. Da gusto verlos y la yema, otro freno para que los coman, no se ve. Todo lo baby les gusta con locura: minimazorcas, micalabacines… Busca que  por cuestión de fruterías no nos podemos quejar. Solo en el mercado Maravillas, en Tetuán, hay casi 80.

Tampoco es que haya que ponerse en plan Master Chef. Podemos echar mano de las conservas de verduras y pescado que nos facilitan la vida. En mercados como el de Chamberí las venden en los mismos puestos de frutas y verduras. Puedes encontrar unos buenos espárragos, como los de LC La Catedral de Navarra o unas buenas sardinillas, como Paco Lafuente, junto a los pimientos, la escarola y las cebollas en sus estupendos puestos, de gran calidad.

Y es que lo de 5 al día, no solo es para las frutas, también para las verduras. Por eso hay que ponerlas en el plato todo lo que podamos porque tienen calcio, vitaminas C, A, ácido fólico, antioxidantes, betacarotenos… estupendo para toda la familia. Y  cuando crezcan y se acostumbren más a sabores potentes, ya podremos desmelenarnos poniendo pimienta, vinagretas, wasabi, mostaza, aceite de trufa, parmesano… Mientras, la fantasía, a su nivel, sin olvidar a nuestras ensaladas más tradicionales también como la escalibada (berenjena, pimiento rojo o cebolla al horno y en tiras), y la pipirrana (tomates, pimiento verde y rojo, aceitunas, pepino, ajo, cebolla y pan). Estas también se hacen querer.

Ensalada de frambuesa y queso

Esta es una ensalada de frambuesa de lovemysalad.com. Allí podréis encontrar la receta

Cuida tu piel con Sanitas: el wifi y el móvil aceleran el envejecimiento

Hay que ver qué cinismo se cuece en ciertas instancias, por ejemplo, en la Sanidad –pública o privada- que cuida de nosotros si les interesa. Si no, “tómese usted un café con sus amigas y se le quita todo lo que tenga” porque ahora muchos médicos parecen psicoanalistas cuando se disponen a administrar consejos que deberían ser estrictamente médicos.   Muchos, en vez de aplicar doctrina paternalista deberían tener en cuenta que en nuestro mundo cambiante los factores medioambientales influyen en nuestra salud más que nunca y eso está incidiendo nocivamente en el bienestar de todos. Ahora me explico…y aclaro que  mi enojo no obedece a que hoy tenga la regla. Es que odio las mentiras encubiertas.

La newsletter que me ha llegado hoy de Sanitas me ha puesto de muy mala leche. Me la ha reenviado una cuñada, que pertenece a esta aseguradora médica, y la hemos girado entre unas cuantas amigas para partirnos de risa –una risa afilada y lobezna- deseando profundamente que alguien invente una crema facial antiwifi y otra antimóvil pantalla total, a ser posible, porque de wifis, smarthophone y antenas estamos rodeadas. Con muy buen criterio Sanitas recuerda a sus mujeres socias que “la exposición prolongada a redes wifi y smarthphones acelera el envejecimiento”. ¡Ostris! ¿Y eso? ¡Nunca me lo había dicho mi médico! Y nos explica que “la tecnología nos ayuda pero también nos envejece más rápido”. Y es que “una exposición prolongada a redes wifi crea una red a nuestro alrededor que aumenta el estrés oxidativo volviendo nuestra piel más opaca y menos tersa y acelerando el proceso del envejecimiento”. Por eso “la mejor medicina para la piel es el descanso”. ¿Sugieren acaso usar menos estos artilugios? No tanto, que los socios de Sanitas pueden acudir en estampida a sus hospitales y consultas alertados por tan “atrevido consejo” o pretender que en la póliza se recojan los daños en la salud provocados por esta tecnología, algo diferente si hablamos solo de arrugas.

Así que prosiguen aconsejándonos no “utilizar dispositivos y redes dos horas antes de ir a dormir” porque “disminuye los niveles de melatonina en sangre alterando nuestros ritmos circadianos lo que provocará un mal descanso. Dale un respiro a tu piel y si tienes wifi en tu dormitorio, apágalo cuando vayas a dormir”, concluye. Y yo añado, porque se les ha olvidado, que tampoco hay que dormir junto al móvil o al lado de un inalámbrico, ni dejar que los niños jueguen con el smarthphone o meterles las antenas del wifi en las aulas porque ellos también tienen piel, los pobres. Si no, mirad  este reportaje publicado en el suplemento “A tu salud”, del periódico La Razón. Y en este otro de ABC se explica los problemas que puede producir el wifi también en niños por lo que algunos países como Francia lo prohibirá en las guarderías y lo limitará en las escuelas. 

Aunque maquillado, lo que dicen es cierto. Me siento emocionada porque Sanitas cuide de las mujeres más que la Sanidad pública cuida de sus mujeres, sus abuelos y sus niños, los cuales también tienen el wifi en los colegios -hasta en las aulas- sin importar que se nos oxiden ni por dentro ni por fuera, exponiéndoles a un desgaste celular antinatural al evitar tomar cualquier precaución sobre esta tecnología.  Hace unas semanas hablaron de esto en El Escarabajo Verde, el programa de La 2 de TVE, podéis verlo.  Aunque las ondas no se vean ni se huelan, como las AUSONIA, actúan por dentro, como los ACTIVIA. Todos estamos rodeados de ondas electromagnéticas, palabrita tabú que esta newsletter no menciona aunque se refiera claramente a ellas. Se les ha olvidado incluir que la potencia de las antenas de móviles que nos rodean también contribuye a ese “desgaste de la piel”, otro factor a incluir en el mensaje de Sanitas si no diera tan mal rollo, mientras el wifi y el smarthophone lo hemos elegido nosotros, lo otro,  no.

Ha tenido que ser Sanitas, una empresa dispuesta a curarte cuando el Smartphone o el wifi te estropeen, quien nos explique sutilmente y en clave de “consejos de belleza” cómo esta tecnología tiene efectos en la salud. Canto victoria por haber llegado a este punto. Si Sanitas se acerca al tema, aunque sea de esta manera, ahora espero ilusoriamente que en mi ambulatorio cuelguen próximamente un poster informativo alertando sobre los usos correctos que hay que hacer de esta tecnología, las advertencias y sus efectos secundarios -en adultos y niños- igual que hacen con las campañas de vacunación o el cáncer de mama. Lo digo en serio. Háganlo ya. Es necesario. ¿Habrá que esperar una década como a que quiten las antenas a mansalva de la Dehesa de la Villa, nuestro gran parque de Tetuán?

Gracias igualmente a Sanitas por informar veladamente sobre esta cuestión tan seria de la que ninguna autoridad quiere hablar ni siquiera la Sanidad pública. Silencio administrativo se llama esto. Mientras algunas mujeres intenten declarar la guerra a sus arrugas otras googleando este “mensaje comercial” descubrirán que detrás de esto hay más tela. No somos tontas. Debajo os dejo un par de vídeos muy claros y didácticos sobre este tema por si queréis profundizar, algo de lo que también hablo en este post.

sanitas el wifi envejece tu piel

PROBLEMA DEL WIFI EN LAS ESCUELAS:

EXPLICACION DE LOS EFECTOS DEL WIFI EN LOS NIÑOS:

Colegios pegados a una subestación eléctrica o líneas de alta tensión

Hay más colegios que han pasado por esto o están en una situación similar a la nuestra, el colegio El Porvenir. O sea, colegios con una subestación eléctrica pegada o líneas de alta tensión. Voy a ir citando algunos que hemos ido encontrando. Iremos ampliando según encontremos más.

  • Colegio Público Castillo de Gauzon de Raíces en Castrillón, en Asturias. El Colectivo Ecologista de Avilés solicitó al Principado de Asturias y al Ayuntamiento de Castrillón que se desviara la línea de alta tensión que hay pegada al parvulario, a 2 metros del patio.
  • Colegio Agustina de Aragón cercano a la subestación eléctrica de Patraix, Valencia: La asociación de padres de alumnos de este colegio ha luchado junto a los vecinos de la zona por que alejaran esta subestación de esa área residencial apoyándose en la relación entre la exposición continuada a campos electromagnéticos y distintas enfermedades. La web www.subestacionpatraixfuera.com documenta todo esto. Además hemos encontrado  un pdf con muy buena información elaborada por ellos donde se recoge la participación del Dr. Josep Ferris en la conferencia sobre la “Efectos en la salud pediátrica de la subestación eléctrica de Patraix y los cables de alta tensión” que impartió en Valencia, en el colegio Tomás de Villarroya, a medio millar de padres de alumnos de los barrios afectados por esta subestación. El doctor Ferris es especialista en oncología pediátrica, investigador en medio ambiente y cáncer pediátrico, y coordinador de la Unidad de Salud Medioambiental Pediátrica del Hospital materno-infantil Universitario La Fe, en Valencia.

*Os dejamos el documento donde podréis leer las conclusiones del doctor en las páginas 10 y 11. Pinchad en este link: http://bit.ly/1oJ7WBr

  • Vecinos de Parque Goya I y Parque Goya II y asociaciones de padres y madres de los colegios de la zona: Agustina de Aragón, colegios Cristo Rey, Lucien Briet, La Fragua y el instituto Parque Goya. Han estado desde 2008 varios años luchando por el traslado de la subestación de Los Leones. Según la coordinadora de afectados, Endesa debería haber trasladado Los Leones a una nueva ubicación situada a una distancia superior a dos kilómetros de cualquier zona habitada o de equipamiento público. Su temor era no solo los efectos de los campos electromagnéticos en la población sino, en el peor de los escenarios, que un incendio pudiera liberar gases tóxicos y que el viento proveniente del Moncayo los distribuyera por Parque Goya.

*podéís consultar esta noticia en El Heraldo de Aragón: http://bit.ly/1jYLvZt  con fecha de 28/10/2010

adres frente a subestación eléctrica  Los Leones

Vamos a ir explicando algunas cosas

Como, comentamos, hemos estado preguntando, leyendo e investigando sobre el tema que nos preocupa: la subestación eléctrica del metro de Cuatro Caminos que está pegadita al nuevo aulario del colegio de los niños, El Porvenir, en Madrid. El tema no es para menos. Ahora tenemos un empacho de información pero ha sido imprescindible para saber de qué va esto antes de que el colegio nos diga que aquí no pasa nada y asunto zanjado. Queremos tener nuestra propia información, así que la de Ávila y la de Burgos hemos vuelto al rotulador fluorescente para resaltar algunas cosas sobre el papel y poder ordenar las ideas.

Una es que los colegios son lugares sensibles para la contaminación electromagnética, sí o sí, sin lugar a dudas, si estos centros están expuestos a campos electromagnéticos como pueden ser los de baja frecuencia –subestaciones eléctricas- o de alta frecuencia –antenas de telefonía móvil, aunque hay más-. ¿Por qué son lugares sensibles? Porque hay niños, los niños tienen un sistema inmunológico aún inmaduro, en formación, y además la OMS considera los campos electromagnéticos como posiblemente cancerígenos, por lo que se recomienda ante todo el principio de precaución, que parece que se saltan  a la torera las eléctricas, aunque también por las teleoperadoras de telefonía móvil, y de esto creo que a ninguno nos cabe duda. Por eso, la Comisión de Medio Ambiente reconoció en 2009 los riesgos de vivir o trabajar cerca de líneas de alta tensión y de subestaciones eléctricas que están asociados a un incremento del riesgo de padecer leucemia infantil.

Afortunadamente en la hemeroteca queda constancia de que los tribunales empiezan a considerar los efectos nocivos de las radiaciones electromagnéticas y va soltando algunas condenas. Como una condena impuesta a Iberdrola por el Tribunal Supremo por la contaminación electromagnética de un transformador en Murcia o la Audiencia Provincial de Castellón que obligó a la retirar un transformador en Burriana al considerar que existía indicio significativo de que el nivel de exposición en las viviendas era un factor de riesgo. Que unos ganen, no significa que la lucha sea fácil y rápida pero anima por si las cosas se ponen feas.

Mirando la ley española este par de madres de uñas mordisqueadas por el cansancio y la tentación de empezar a darle a la tableta de chocolate,  hemos tenido un bajón, una decepción. Y es que en nuestra legislación existe un desamparo legal que, según los expertos, está  lesionando el derecho a la salud recogido en el art.43 de la Constitución porque no protege a los ciudadanos de los campos electromagnéticos. En España, la legislación aplicable que es el Decreto 1066/2001, única norma española por la que se establecen unos límites de exposición de los ciudadanos a campos electromagnéticos, está desfasada. Sólo es ilegal a partir de los 100.000 microvatios por metro cuadrado mientras la recomendación de la Organización Mundial de la Salud es de 0,1 microvatios por centímetro cuadrado o, lo que es lo mismo, 100 microvatios por metro cuadrado. Además, en ella no se definen los límites de exposición residencial a los CEM (campos electromagnéticos) de extremada baja frecuencia a los que cotidianamente estamos expuestos aunque diversos estudios recomiendan una zona de seguridad de radio de 1 metro por kilovoltio. Entre el colegio El Porvenir y la subestación eléctrica de metro de Cuatro Caminos no hay más de 7 metros de distancia. Así que ¿cuántos kilovoltios pasan por ella?  Esos kilovoltios necesarios para hacerla funcionar no deben ser pocos por lo que no parece que la distancia de seguridad sea la correcta.

Así que nos preguntamos: ¿significa esto que si la potencia que pasa por la subestación del metro de Cuatro Caminos se ajusta a esa ley, Iberdrola – quien da electricidad a la subestación- le dará el visto bueno y basta, aun superando el límite aconsejado por organismos como el Parlamento Europeo? ¿De qué nos sirve a los padres que nos digan que las inspecciones están ok, que han superado la prueba, si realmente la legislación no toma en cuenta los nuevos estudios y criterios actualizados? Si una ley es obsoleta,  injusta e interesada, como ésta, y si un colegio no se preocupa por seguir el principio de precaución de no alejarse debidamente de los campos electromagnéticos, los padres y madres no tenemos por qué permitir que los niños estén en medio. Los padres debemos pedir que este principio de precaución se cumpla.

Imagen

El cole en 20 minutos: Pasividad ante una subestación eléctrica pegada a un colegio

Ya sabemos por qué ha arrancado todo esto de la subestación eléctrica de metro que está pegada al colegio El Porvenir.  Nos ha contado un padre que hace unas semanas vio un twitter sobre esto que enlazaba con un blog del diario 20 minutos. Pinchó en el link y leyó una carta titulada “Pasividad ante una subestación eléctrica pegada a un colegio”. Nosotras también hemos entrado para leerla. Ha tenido 73 tweets, no sabemos si de padres del colegio, pero el caso es que a alguien más le ha parecido interesante este caso.

La carta la escribía una abuela de unos niños de El Porvenir y mostraba su preocupación por los 7 metros que hay entre el edificio del nuevo aulario y la subestación eléctrica. Preguntaba por cuál sería la potencia eléctrica que pasaba por ella, la carga electromagnética que podría estar recibiendo el colegio, o esa zona concreta de aulas donde hay una guardería –añadimos que arriba está también el gimnasio que hace las veces de comedor para profesores y niños-, y reprochaba que el Ayuntamiento de Madrid permita que ambas instalaciones se encuentren tan próximas sin guardar una distancia de seguridad mínima cuando “muchos estudios científicos de envergadura han encontrado un aumento de leucemias infantiles en población sometida a una cierta distancia o potencia de ondas electromagnéticas aunque los daños se aprecien a veces a medio o largo plazo”, decía en su carta.

También decía que “son varias las recomendaciones de organismos internacionales como la OMS o la Agencia Europea del Cáncer, que ha catalogado las ondas electromagnéticas como posiblemente cancerígenas, y la UE, que ha pedido a los Estados miembros que adviertan a los ciudadanos de ello y apliquen el principio de precaución en su uso, sea wifi, teléfonos inalámbricos, antenas, o subestaciones como ésta…” Nosotras hemos dado un vistazo a estas fuentes y hemos confirmado que es correcto lo que denuncia la mujer. Todas estas recomendaciones de organismos internacionales existen, son recientes, de los últimos años, pero basadas en muchos estudios y evidencias científicas, materia que no tendrían que eludir nuestras autoridades. Iremos enlazando nuestros hallazgos. Por si hay algún padre de El Porvenir que nos lea, este es el link a la carta en el blog del diario 20 minutos y un pantallazo a ella.

Imagen