No estamos solos

Llevamos unos meses sin escribir sobre el tema de la subestación eléctrica de Cuatro Caminos, la que tenemos pegada al colegio El Porvenir, en Madrid. Pero han pasado cosas y sabemos que no estamos solos. Cuando expusimos en Tú Tetuán, Yo Chamberí la necesidad de alejarla del centro escolar por todas las advertencias en materia de salud que hay sobre el tema, recogieron el testigo los casi  500 cooperativistas de Residencial Metropolitan, un proyecto de viviendas algunas en régimen de VVP que tiene previsto instalarse en las cercanías del colegio, por tanto, en la misma zona de las cocheras de Cuatro Caminos y la subestación en la que estamos.

Algunos de estos cooperativistas nos han mostrado su apoyo al llamamiento que hicimos, bien porque algunos son padres de El Porvenir, y otros esperar llevar allí a sus hijos. Así que hace unos meses expusieron a la promotora Ibosa, que desarrollará el proyecto inmobiliario, la inquietud existente sobre la subestación que todos vamos a compartir como vecina y decidieron pedir al Ayuntamiento y Metro de Madrid que la alejaran de su ubicación actual y extremaran las medidas de apantallamiento. Esta y otras gestiones, ya las hicieron algunos padres del colegio previamente sin recibir, no obstante, garantías de compromiso. Pero ellos s e hicieron eco. Por tanto, nosotros, padres de El Porvenir, desconocemos las condiciones en las que supuestamente se desplazará esta subestación aunque nos gustaría conocerlas para unirnos o reforzarlas.

Salvad la cooperativa Metropolitan

Pero ahora, en medio de toda esta incertidumbre que sigue sobre la subestación, nos enteramos de que el proyecto de Residencial Metropolitan se ha paralizado, hecho por el cual los cooperativistas están pidiendo apoyo y firmas a través de esta web.  Nos cuentan que el Ayuntamiento se está acogiendo a una normativa municipal que le permite reclamar para uso propio el 10% de las viviendas que van a construir. En la práctica, esto supondría que el 10% de los socios de la cooperativa se quedasen sin vivienda.

“Desde la cooperativa, le hemos planteado al Ayuntamiento varias alternativas, todas ellas perfectamente legales y habituales. Pero el Ayuntamiento no las acepta, y prefiere echar a 45 socios. Esto pone en peligro la supervivencia de la propia cooperativa, ya que es posible que el resto de los socios decidamos ser solidarios y no continuemos si tenemos que dejar por el camino a una parte de nosotros”, escriben en www.decidemadrid.es, donde nos invitan a adherirnos para ser más las personas que defendamos su proyecto y, de paso, la subestación, algo que nos parece bien, pero insistimos, desconocemos qué condiciones ha negociado Ibosa que, como promotora, no tiene por qué coincidir con las de los padres de El Porvenir.

Esto suena raro

A nosotras esta medida tan repentina nos suena muy raro. ¿Por qué exigirles este requisito cuando el proyecto estaba terminado? Creen los cooperativistas que Ahora Madrid quiere especular con ese terreno. Pero quizás ese 10% que les piden ahora es el terreno necesario para poner la subestación más lejos de lo que inicialmente proyectaron, un alejamiento, por lo que sabemos,  insignificante para el gasto que supone trasladar una subestación de esas características. También por el riesgo disimulado pero consabido que entraña una instalación así en una zona residencial céntrica y con un colegio al lado. Creemos que el Ayuntamiento de Madrid sabe que esa subestación eléctrica del metro de Cuatro Caminos no está respetando la distancia de seguridad exponiendo a nuestros niños a un riesgo totalmente evitable con una gestión transparente y buena voluntad. En un  momento el PSOE se interesó por esto. Ahora ¿no le importa a nadie?

Anuncios

Escuelas sin Wifi: internet sólo por cable

¿Tienes wifi en casa? ¿Lo tienen tus hijos en el colegio? Entonces te interesará este post en el que queremos empezar por declarar que NOS GUSTA LO INALÁMBRICO. Pero, en el caso del wifi, nos inquieta la falta de información que circula entre los padres sobre éste y su uso en los colegios, así qué, sabiendo ya lo que sabemos, que no es tan bueno, LO INALÁMBRICO NOS GUSTA UN POCO MENOS.  En los últimos años la comunidad internacional ha lanzado advertencias sobre el uso del wifi en las escuelas pero las autoridades (Educación y Sanidad) tienen la boca cerrada. ¿Habéis visto alguna campaña informativa en los colegios o en los centros de salud españoles? De él NO nos cuentan nada aunque la información documental y  las recomendaciones científicas rebosan y abundan en el tema puntualizando que el wifi no es para los niños. Más adelante lo explicamos.

El wifi parece ser un instrumento de doble filo que llega a nuestros hogares, empresas y colegios sin folleto informativo, sin prospecto, sólo con la promesa de una buena cobertura inalámbrica que nos permitirá estar a la última en tecnología diciendo adiós a los incordiosos cables. No es que Movistar, Orange o Vodafone deban contarnos todas las verdades del wifi (sí las técnicas) pero sí el Ministerio de Sanidad debería explicarnos  cuáles son sus efectos en la salud -porque los tiene- y, ya que lo ponen en las escuelas, también el de Educación. En nuestros posts y en la categoría Zona Wifi damos acceso a varias informaciones sobre el tema recogidas por la prensa española.

El wifi no es cosa de niños

¿Pueden los bebés y niños estar cerca de un router? ¿A qué distancia? ¿Cuánto tiempo? ¿Es inocuo el wifi para los niños, las embarazadas, los ancianos, los enfermos de cualquier patología? ¿Tiene efectos secundarios, enfermedades asociadas o síntomas a corto o medio plazo?  ¿Nos indemnizarán si nos afecta un día? Porque los últimos descubrimientos arrojan datos como el que hace unos meses reveló un consultor de la Organización Mundial de la Salud, John Goldsmith, quien asegura que la radiación del wifi provoca el 47,7% de los abortos involuntarios, según recogía el diario económico español La Gaceta.También hay escuelas en Francia o Inglaterra que lo están quitando.

Un reportaje publicado en Interviú retrata esto y la lucha de los coles que no quieren wifi (enlazo a la revista y al reportaje recogido en las redes). También de ello dio cuenta al Gobierno el colectivo Escuela Sin Wifi en 2012, tal y como refleja este enlace a Ecologistas en Acción. En nuestra zona wifi, podéis leer varios documentos extraídos de la prensa relacionados con el wifi y la salud de los niños. Nuestro colegio, El Porvenir, lo tiene en todas las aulas de Primaria y creemos que también en el nuevo aulario aunque las pizarras digitales sí van por cable. Pero también muchos colegios de Tetuán y Chamberi han instalado el wifi algunos de los cuales tienen routers en las mismas aulas, wifi industriales que pueden tener mayor cobertura que los domésticos, incluso. ¿Están enterados los directores de los colegios de todas estas cosas o se las saltan?

Podríamos pensar que si el wifi está en todos los rincones de nuestra vida es porque es inocuo y apto para todos. Pero no es así a la luz de toda la información aparecida en prensa en los últimos años. El wifi no es para niños (ojo, tampoco los celulares). Tiene su público vulnerable, no puede estar todo el día encendido, menos por la noche, produce síntomas y, para más inri, si te ves afectado, o no le vas a echar la culpa al trasto, o, cuando preguntes al médico, no va a saber relacionarlo porque esas ondas que no se ven no figuran aún en su lista de posibles desencadenantes como el azúcar para los diabéticos. Aquí nadie sabe nada y los que lo saben, lo ignoran o no lo cuentan. Pero la información ésta ahí y es pública.

 

Principio de precaución y campañas de información

La  Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa  alertó de esto en 2011 y dijo que cuidado, que seamos precavidos, que los gobiernos informen a los ciudadanos de que el wifi tiene efectos en la salud que respaldan muchos estudios científicos independientes, no los pagados por las teleoperadoras que si te pueden colocar un wifi con 2 antenas en casa, mejor que el de una. De hecho, nos colocan directamente los de 2 antenas. El mio, de Orange, tiene 2 con un alcance de 200 metros cuando mi casa no mide ni la mitad. Pedí el de una. Imposible. Para ellos, mejor 2 sino, nada de router nuevo. Movistar le ha hecho lo mismo a mi cuñado. No hay opción B.

Esta recomendación de evitar el wifi en los niños viene avalada por la  Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), dependiente de la OMS y recomienda que NO DEBE ESTAR EN LAS ESCUELAS, EN LOS COLEGIOS, EN LOS HOSPITALES, donde hay público vulnerable.  Tal y como se expresa en la Resolución 1815, la UE pide a los gobiernos diseñar e implementar, en el ámbito de los diferentes ministerios (Educación, Medio Ambiente y Sanidad), campañas de información dirigidas a enseñantes, padres y madres y niños. Esto es a lo que me refería al principio del post.

Pero ¿sabemos los padres todo esto? La mayoría no. Como nosotras no lo sabíamos, igual que otros muchos padres, profesores y directores de centros educativos, compartimos con vosotros un par de vídeos muy sencillos y explicativos donde hablan del uso del wifi en los colegios.

El primero es un vídeo muy claro  sobre el tema con personas relevantes en España explicando cómo puede afectar el wifi a la salud de los niños en las escuelas. Está traducido por la Fundación Vivosano, promotora de la campaña Escuelas Sin Wifi que recoge  toda la información científica y legal sobre esto. Desde el inicio de la campaña ofrece charlas informativas a los padres que lo soliciten en sus colegios para que expertos en el tema expliquen todo esto.

El segundo  vídeo, también muy didáctico, aporta información científica, legal y técnica, algo de agradecer para no tener, de repente, que perderse en una marea informativa.Y este es un enlace a la página de Facebook de Escuelas Sin Wifi con información actualizada sobre el tema.

Estos vídeos, fundamentales para entender los entresijos de nuestro desconocido wifi, deberían pasarse entre todos los padres sin fobias ni prejuiciios. Nuestros hijos pueden aprender a programar o crear videojuegos y pueden seguir su camino de nativos tecnológicos sin rechazar los avances pero con plenas garantías de que no hay ningún wifi ni nada, por muy avanzado que nos digan, que pueda interferir en su salud y sus vidas. Hay muchas escuelas en España que se han pasado al cable o han exigido cablear algunas aulas o el centro entero.  Son las menos, sí, y las más informadas, también. Estas se han leído esa letra pequeña que a nosotros no nos cuentan.

¿Tiene el colegio de tu hijo wifi todo el día en el aula? ¿Dónde está el router: en el pasillo, en su misma clase? ¿A qué distancia de sus cuerpos? ¿Te ha pedido el colegio permiso para instalarlo? ¿Os han explicado todo lo que cuentan los vídeos? ¿Conoce el centro y los profesores todo esto? ¿Cuenta tu distrito con colegios libres de aulas con wifi o la única alternativa es que tu hijo estudie sin opción a internet por cable? ¿Estaría tu AMPA dispuesto a valorar esta información y la opción de Colegio sin Wifi al distribuir esta información?  ¿Apostaría por el cable si se planifica? ¿Temes que te traten de raro si abordas el tema? Nosotras estamos convencidas de que muchos padres acogerán esta información con interés y otros polemizarán pero para eso la ponemos en vuestras manos, para que todos los padres escojamos wifi en el colegio libremente. Hoy día el wifi es una imposición.

Colegios pegados a una subestación eléctrica o líneas de alta tensión

Hay más colegios que han pasado por esto o están en una situación similar a la nuestra, el colegio El Porvenir. O sea, colegios con una subestación eléctrica pegada o líneas de alta tensión. Voy a ir citando algunos que hemos ido encontrando. Iremos ampliando según encontremos más.

  • Colegio Público Castillo de Gauzon de Raíces en Castrillón, en Asturias. El Colectivo Ecologista de Avilés solicitó al Principado de Asturias y al Ayuntamiento de Castrillón que se desviara la línea de alta tensión que hay pegada al parvulario, a 2 metros del patio.
  • Colegio Agustina de Aragón cercano a la subestación eléctrica de Patraix, Valencia: La asociación de padres de alumnos de este colegio ha luchado junto a los vecinos de la zona por que alejaran esta subestación de esa área residencial apoyándose en la relación entre la exposición continuada a campos electromagnéticos y distintas enfermedades. La web www.subestacionpatraixfuera.com documenta todo esto. Además hemos encontrado  un pdf con muy buena información elaborada por ellos donde se recoge la participación del Dr. Josep Ferris en la conferencia sobre la “Efectos en la salud pediátrica de la subestación eléctrica de Patraix y los cables de alta tensión” que impartió en Valencia, en el colegio Tomás de Villarroya, a medio millar de padres de alumnos de los barrios afectados por esta subestación. El doctor Ferris es especialista en oncología pediátrica, investigador en medio ambiente y cáncer pediátrico, y coordinador de la Unidad de Salud Medioambiental Pediátrica del Hospital materno-infantil Universitario La Fe, en Valencia.

*Os dejamos el documento donde podréis leer las conclusiones del doctor en las páginas 10 y 11. Pinchad en este link: http://bit.ly/1oJ7WBr

  • Vecinos de Parque Goya I y Parque Goya II y asociaciones de padres y madres de los colegios de la zona: Agustina de Aragón, colegios Cristo Rey, Lucien Briet, La Fragua y el instituto Parque Goya. Han estado desde 2008 varios años luchando por el traslado de la subestación de Los Leones. Según la coordinadora de afectados, Endesa debería haber trasladado Los Leones a una nueva ubicación situada a una distancia superior a dos kilómetros de cualquier zona habitada o de equipamiento público. Su temor era no solo los efectos de los campos electromagnéticos en la población sino, en el peor de los escenarios, que un incendio pudiera liberar gases tóxicos y que el viento proveniente del Moncayo los distribuyera por Parque Goya.

*podéís consultar esta noticia en El Heraldo de Aragón: http://bit.ly/1jYLvZt  con fecha de 28/10/2010

adres frente a subestación eléctrica  Los Leones

Vamos a ir explicando algunas cosas

Como, comentamos, hemos estado preguntando, leyendo e investigando sobre el tema que nos preocupa: la subestación eléctrica del metro de Cuatro Caminos que está pegadita al nuevo aulario del colegio de los niños, El Porvenir, en Madrid. El tema no es para menos. Ahora tenemos un empacho de información pero ha sido imprescindible para saber de qué va esto antes de que el colegio nos diga que aquí no pasa nada y asunto zanjado. Queremos tener nuestra propia información, así que la de Ávila y la de Burgos hemos vuelto al rotulador fluorescente para resaltar algunas cosas sobre el papel y poder ordenar las ideas.

Una es que los colegios son lugares sensibles para la contaminación electromagnética, sí o sí, sin lugar a dudas, si estos centros están expuestos a campos electromagnéticos como pueden ser los de baja frecuencia –subestaciones eléctricas- o de alta frecuencia –antenas de telefonía móvil, aunque hay más-. ¿Por qué son lugares sensibles? Porque hay niños, los niños tienen un sistema inmunológico aún inmaduro, en formación, y además la OMS considera los campos electromagnéticos como posiblemente cancerígenos, por lo que se recomienda ante todo el principio de precaución, que parece que se saltan  a la torera las eléctricas, aunque también por las teleoperadoras de telefonía móvil, y de esto creo que a ninguno nos cabe duda. Por eso, la Comisión de Medio Ambiente reconoció en 2009 los riesgos de vivir o trabajar cerca de líneas de alta tensión y de subestaciones eléctricas que están asociados a un incremento del riesgo de padecer leucemia infantil.

Afortunadamente en la hemeroteca queda constancia de que los tribunales empiezan a considerar los efectos nocivos de las radiaciones electromagnéticas y va soltando algunas condenas. Como una condena impuesta a Iberdrola por el Tribunal Supremo por la contaminación electromagnética de un transformador en Murcia o la Audiencia Provincial de Castellón que obligó a la retirar un transformador en Burriana al considerar que existía indicio significativo de que el nivel de exposición en las viviendas era un factor de riesgo. Que unos ganen, no significa que la lucha sea fácil y rápida pero anima por si las cosas se ponen feas.

Mirando la ley española este par de madres de uñas mordisqueadas por el cansancio y la tentación de empezar a darle a la tableta de chocolate,  hemos tenido un bajón, una decepción. Y es que en nuestra legislación existe un desamparo legal que, según los expertos, está  lesionando el derecho a la salud recogido en el art.43 de la Constitución porque no protege a los ciudadanos de los campos electromagnéticos. En España, la legislación aplicable que es el Decreto 1066/2001, única norma española por la que se establecen unos límites de exposición de los ciudadanos a campos electromagnéticos, está desfasada. Sólo es ilegal a partir de los 100.000 microvatios por metro cuadrado mientras la recomendación de la Organización Mundial de la Salud es de 0,1 microvatios por centímetro cuadrado o, lo que es lo mismo, 100 microvatios por metro cuadrado. Además, en ella no se definen los límites de exposición residencial a los CEM (campos electromagnéticos) de extremada baja frecuencia a los que cotidianamente estamos expuestos aunque diversos estudios recomiendan una zona de seguridad de radio de 1 metro por kilovoltio. Entre el colegio El Porvenir y la subestación eléctrica de metro de Cuatro Caminos no hay más de 7 metros de distancia. Así que ¿cuántos kilovoltios pasan por ella?  Esos kilovoltios necesarios para hacerla funcionar no deben ser pocos por lo que no parece que la distancia de seguridad sea la correcta.

Así que nos preguntamos: ¿significa esto que si la potencia que pasa por la subestación del metro de Cuatro Caminos se ajusta a esa ley, Iberdrola – quien da electricidad a la subestación- le dará el visto bueno y basta, aun superando el límite aconsejado por organismos como el Parlamento Europeo? ¿De qué nos sirve a los padres que nos digan que las inspecciones están ok, que han superado la prueba, si realmente la legislación no toma en cuenta los nuevos estudios y criterios actualizados? Si una ley es obsoleta,  injusta e interesada, como ésta, y si un colegio no se preocupa por seguir el principio de precaución de no alejarse debidamente de los campos electromagnéticos, los padres y madres no tenemos por qué permitir que los niños estén en medio. Los padres debemos pedir que este principio de precaución se cumpla.

Imagen